CTA da miedo en Chicago

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Asesinatos y robos aumentaron en 100%.

Una investigación periodística de Chicago Tribune desnuda una realidad preocupante que causa inseguridad en los usuarios. Tenga cuidado si visita Chicago y necesita utilizar sus unidades.

 

POR EDUARDO ALEGRIA

 

“Asesinan a tiros a un hombre en tren de la CTA”. Fue el titular de los periódicos y noticieros el martes último y causó incertidumbre en los usuarios que reclaman más agentes de seguridad en trenes y autobuses.

Un joven de 20 años sufrió heridas de bala en el pecho y el cuello alrededor de las 12:30 pm, mientras se encontraba en la plataforma de la Línea Roja, según la policía. Fue llevado al Presence St. Francis Hospital donde fue declarado muerto. La policía no informó sobre el motivo del tiroteo, pero una portavoz del departamento dijo que la víctima, cuya identidad aún no se ha hecho pública, era conocida por la policía.

El agresor es buscado y fue visto por última vez corriendo fuera de la terminal de la CTA, al norte de Paulina St., dijo la policía de Chicago.

 

Asaltos todos los días

Una investigación de Chicago Tribune revela que los informes de delitos graves en el sistema ferroviario de la CTA se han duplicado desde 2015, incluso cuando la cantidad de pasajeros disminuyó y dichos delitos aumentaron solo ligeramente en toda la ciudad, según un análisis de Tribune de los datos policiales de Chicago.

“Al mismo tiempo, la tasa de arrestos por estos crímenes relacionados con “L” ha disminuido, lo que sugiere que incluso a medida que el sistema ferroviario de CTA se ha vuelto más peligroso, hay menos posibilidades de que los perpetradores rindan cuentas. Las tendencias preocupantes han ocurrido a pesar de que la CTA instaló decenas de miles de cámaras de seguridad que los funcionarios de la ciudad han acreditado en el pasado por reducir el crimen en el transporte público”, dice el reporte.

El Tribune analizó informes de delitos considerados lo suficientemente graves como para informar al FBI como delitos “indexados”, desde el robo de carteras hasta el robo y la agresión sexual. El análisis se centró en los delitos denunciados en la ciudad de Chicago, que alberga la gran mayoría del sistema de CTA.

 

Doble criminalidad

De acuerdo a la investigación, el número total de delitos índice denunciados en el sistema ferroviario aumentó de 1.187 en 2015 a 2.371 el año pasado, un aumento de casi el 100%. Eso incluye un aumento del 89% en los informes de delitos violentos de índice, como el robo. La gente denunció 447 delitos de este tipo a la policía en 2018, frente a los 236 de 2015.

Los arrestos no han seguido el ritmo, lo que provocó que la tasa de arrestos cayera en esos años. Para los delitos violentos “L”, la policía hizo un arresto en 1 de cada 4 casos en 2015. El año pasado, fue de 1 en 6. Para los delitos no violentos, la tasa de arrestos pasó de 1 en 14 casos a 1 en 50 casos.

“Las tendencias delictivas de la CTA son peores que las de la ciudad en general. Los informes de delitos graves en Chicago aumentaron solo un 8,5% entre 2015 y 2018. Y aunque las tasas de arrestos en toda la ciudad empeoraron durante ese tiempo, la caída fue mucho más pronunciada para los delitos en el sistema de trenes. De hecho, la tasa de arrestos por crímenes violentos en toda la ciudad en realidad subió un punto porcentual el año pasado, mientras que la misma medida para la “L” cayó 4 puntos porcentuales”, dice el reporte.

“Los funcionarios de la CTA señalan que el transporte público sigue siendo relativamente seguro. Los 2.371 delitos índice informados en 2018 ocurrieron cuando la “L” proporcionó casi 226 millones de viajes, o aproximadamente 1 crimen por cada 95,000 viajes. Y aproximadamente 4 de cada 5 de estos crímenes fueron robos no violentos, como cuando alguien toma un bolso de un asiento y sale del tren. Aún así, tanto la policía de CTA como la de Chicago reconocieron el aumento de la delincuencia en el sistema y la lucha para resolver los casos”. Agrega el Tribune.

Si bien la CTA depende de los oficiales de Chicago para vigilar el sistema e investigar el delito, la agencia tiene un departamento de seguridad que monitorea el sistema de cámara y saca videos para la policía. También paga guardias de seguridad privados para patrullar la “L.”

Esta primavera, la agencia contrató a un vicepresidente de la policía de Chicago recientemente retirado, Kevin Ryan, como vicepresidente de seguridad, parte de lo que dijo es un esfuerzo para trabajar más estrechamente con la policía para abordar el creciente problema delictivo.

“El CTA está comprometido a atacar esto”, dijo Ryan.

Los oficiales de policía dijeron que el departamento aumentó las patrullas en la “L” y cambió la forma en que se despliegan los oficiales, al tiempo que fortaleció una oficina de detectives con poco personal con más investigadores y un mejor acceso a la tecnología, incluidos los videos de CTA.

“Hasta el 31 de agosto, los informes de delitos violentos en la “L” aumentaron un 55% en comparación con el número de delitos denunciados en esa fecha el año pasado. Los incidentes de delitos no violentos están en camino para que 2019 sea el peor año de esta década”, finaliza la investigación.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us