Campaña de miedo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Grupo de odio busca asustar para que inmigrantes no respondan al censo.

Envían por correo una carta que pretende ser una inocente encuesta. Activistas y funcionarios del Censo alertan a la comunidad que no respondan ni se dejen asustar. “Todos debemos ser contados para obtener beneficios políticos y económicos”, dijeron Oswaldo Álvarez y Marishonta Wilkerson, directores de la Oficina del Censo de Illinois.

 

POR EDUARDO ALEGRIA  

 

Anita Banerji, directora de la Iniciativa para la Democracia con Forefront Illinois, una organización cívica sin fines de lucro, hizo la denuncia alertando a la comunidad que no se intimide y que simplemente tire a la basura esas cartas. Advirtió que el tenor agresivo del documento puede desanimar a las personas a responder la verdadera encuesta oficial de la Oficina del Censo cuando ésta llegue en marzo o abril.

Los defensores sostienen que el envío de esas cartas del grupo anti-inmigratorio constituye una campaña de “desinformación”. La carta, se llama a sí misma una “Encuesta de consenso” y pide a los residentes sus opiniones sobre la política de inmigración.

“Cuando recibe una carta de este tipo que imita un documento oficial de la Oficina del Censo, sirve como una táctica de miedo y podría conducir al robo de identidad”, dijo Banerji.

La encuesta fue distribuida por la American Immigration Control Foundation, que el Southern Poverty Law Center considera un grupo de odio. La dirección del remitente enumera el “Departamento de Colecciones” en un apartado de correos en Virginia.

Las instrucciones solicitan a los destinatarios que completen la encuesta para dar al Congreso y al presidente Donald Trump los “datos esenciales necesarios para evaluar y determinar la opinión pública sobre las tendencias actuales de la población y los cambios importantes propuestos a la política de inmigración de los Estados Unidos”. También les pide a los encuestados que confirmen su nombre y dirección postal y solicita donaciones para procesar la encuesta.

Banerji dijo que la desinformación o desinformación sobre el censo en Illinois es particularmente preocupante debido a lo que está en juego.

 

Todos deben ser contados

Efectivamente, lo que está en juego es mucho. Están en juego hasta dos escaños en el Congreso y más de $1 mil millones en fondos federales para el estado. Es por eso que es imperativo que todos los ciudadanos de Illinois sean contados en el Censo 2020.

El estado estima que Illinois podría perder $120 millones al año por cada 1% de la población que se cuenta de menos: alrededor de $1.2 mil millones durante el período de 10 años entre cada censo.

En el Censo 2010 se descubrió que Illinois perdió 159,700 personas que se mudaron a otros estados.

Los inmigrantes hispanos principalmente deben saber que el gobierno federal asigna ayuda federal basada en la población. El censo también se utiliza para determinar cuántos escaños en el Congreso tendrá cada estado, y para establecer líneas fronterizas para los distritos legislativos estatales y del Congreso, en Illinois, basados ​​en la población.

En el Censo 2010 se descubrió, de acuerdo con la Comisión de conteo completo de Illinois, que los grupos históricamente subestimados en el censo incluyen a los veteranos, comunidades minoritarias, estudiantes universitarios, residentes de Illinois nacidos en el extranjero (documentados e indocumentados), jubilados que pasan el verano en Illinois y el invierno en climas más cálidos, familias agrícolas que residen en condados rurales, los que viven en grandes unidades de vivienda o complejos de apartamentos, niños menores de 5 años y los vagabundos.

 

Temor infundado

La comunidad hispana, sobre todo la indocumentada, debe saber que sus respuestas no serán compartidas con el Departamento de Inmigración, aseguraron Oswaldo Álvarez y Marishonta Wilkerson, directores de la Oficina del Censo de Illinois.

También puntualizaron que una decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que NO se hará la pregunta sobre la ciudadanía en el formulario 2020.

Recalcaron que no están al tanto de la información errónea deliberada que se está difundiendo en el estado y alentó a la población a hacer caso sólo a la información de la Oficina del Censo.

“No debe existir preocupación acerca de cómo se utilizará la información del censo. El cuestionario del censo no incluirá una pregunta controvertida sobre el estado de inmigración o ciudadanía de una persona”, dijeron. Además, la página web de la Oficina del Censo dice que esta oficina está vinculada por un código llamado Título 13, que describe las protecciones para la información recopilada. La información personal ‘nunca se publica’ y ninguna agencia gubernamental o tribunal puede utilizarla contra los encuestados.

 

 

EN MARZO LLEGARÁ A SU CASA EL FORMULARIO DEL CENSO

Así será el censo

El recuento oficial comienza el 1 de abril, pero ya se empezó en enero con las residencias universitarias, hogares de ancianos y otras viviendas grupales.

 

Los líderes de la oficina del censo del estado dijeron que se están enfocando en brindar información correcta a las comunidades, en particular aclarando la confusión sobre las calificaciones laborales para los enumeradores del censo, el uso de formularios en línea y el cronograma para el recuento decenal, reportó NPR Illinois.

Otros estados, incluidos Montana y Missouri, han estado lidiando con formularios de censo potencialmente engañosos enviados por el Comité Nacional Republicano, que solicitan donaciones para la campaña de reelección del presidente Donald Trump, según el Washington Post. Algunos votantes de Alabama obtuvieron correos similares, según AL.com.

Mientras tanto, Facebook anunció recientemente que sus sitios de redes sociales prohibirían las publicaciones que intenten interferir con el conteo.

Oswaldo Álvarez y Marishonta Wilkerson, directores de la Oficina del Censo de Illinois, dijeron a NPR Illinois que Illinois entregó decenas de millones de dólares a grupos para alentar la participación en el censo. Álvarez dijo que el estado ha estado trabajando estrechamente con ellos para asegurarse de que todos tengan la misma información, y que la información es correcta.

“[Se trata de] darles la misma información coherente, desde la línea de tiempo hasta el número de preguntas, y herramientas sobre cómo reducir los temores de las personas”, dijo a NPR Illinois.

Álvarez dijo que quería asegurarse de que los residentes entiendan que recibirán recordatorios para completar el formulario en línea a partir de marzo, pero si no responden a principios de abril, también recibirán copias en papel para completar.

Después de ese intento, los enumeradores del censo intentarán contar el hogar a través de visitas personales en mayo. La mejor manera de evitar que toquen a su puerta es completar el formulario del censo en línea.

 

 

Pie de foto:

La Oficina del Censo estableció una dirección de correo electrónico, rumours@census.gov, para que las personas reporten información cuestionable.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us