Campaña intimidatoria

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Anuncio de envió de patrulla fronteriza a Chicago para deportar.

Activistas y políticos sostienen que el asedio de las ‘ciudades santuario’ de Trump es un truco electoral para ganar votos de su base, tal como ocurrió cuando anunció redadas masivas y no ocurrió nada.

POR: EDUARDO ALEGRÍA

Si la Patrulla Fronteriza envía equipos tácticos de élite a «ciudades santuario» como Nueva York y Chicago para ayudar con los arrestos de inmigración, éstos actuarán como unidades de respaldo a los 100 agentes que se están desplegando para trabajar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

No significará que las calles de Chicago o suburbios estarán llenas de miembros de la unidad que funciona como el equipo SWAT de la Patrulla Fronteriza. La imagen de estos agentes va a causar cierto miedo por su imagen pues llevan granadas de aturdimiento y reciben entrenamiento similar a las Fuerzas Especiales, como la certificación de francotiradores. “La medida tiene sus raíces en el miedo y tiene más potencial para dañar a las comunidades que para mantenerlas a salvo. Es una estratagema política que convierte a los agentes e inmigrantes de la Patrulla Fronteriza en peones para beneficio del presidente”, dijo el congresista Jesús Chuy García quien en conferencia de prensa el martes llamó a la calma a la comunidad indocumentada. Al igual que él, los defensores de los inmigrantes han denunciado esta nueva política de la administración Trump. Sin embargo, no son los únicos que expresan preocupación al respecto. El ex comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Gil Kerlikowske, calificó la medida como un «error significativo». John Sandweg, el ex jefe de ICE bajo Obama, dijo que la política era «peligrosa» e «insultante para los agentes de ICE que son más que capaces de encargarse de las amenazas que existen y tienen y hacen». “No es coincidencia que Trump esté enviando agentes de la Patrulla Fronteriza a las ciudades a medida que se acercan las elecciones de 2020”, agregó Chuy García.

Chicago se prepara En la conferencia del martes en el Museo Nacional de Arte Mexicano en Pilsen, el congresista «Chuy» García, políticos locales y activistas en Illinois denunciaron el nuevo supuesto plan del presidente Trump, pero sobre todo llamaron a la tranquilidad de la comunidad inmigrante. Un portavoz de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) confirmó que la agencia va a desplegar 100 agentes para trabajar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la agencia que se encarga de capturar a inmigrantes dentro del país para su deportación. El despliegue tendrá lugar desde febrero a mayo, según un correo electrónico interno visto por el periódico The New York Times, que señala que entre los agentes habrá miembros de un grupo especial de la Patrulla Fronteriza conocido como BORTAC. Esas unidades tácticas, que operan en la frontera sur, se utilizan habitualmente en operaciones de alto riesgo contra individuos violentos y grupos criminales y del narco.

Susto por el censo «El momento no es accidental», dijo García en una conferencia de prensa el martes. “El intento de intimidación tiene un propósito claro: es intimidar a nuestros vecinos que son comunidades latinas, afroamericanas y asiáticoamericanas en particular, no abrir sus puertas para ser contados en el Censo. Trump tiene éxito si hacemos eso. Trump quiere que no se nos cuente en nuestras comunidades para que perdamos los recursos y servicios federales que son vitales para nuestras comunidades y debiliten nuestro poder político”. Los hogares de todo el país comenzarán a recibir correos antes del 12 de marzo de la Oficina del Censo de los EE. UU. con instrucciones sobre cómo completar el cuestionario por teléfono, correo o internet. Según la oficina, los trabajadores contratados por la agencia federal comenzarán a visitar hogares que no han respondido solos en abril. En Chicago, las organizaciones comunitarias ya han comenzado a tocar puertas, tratando de informar a los residentes sobre el conteo decenal y averiguar cuántas personas necesitan ayuda para completar el cuestionario. Los grupos de divulgación que trabajan en torno al censo de 2020 ya habían expresado su preocupación por la disposición de los inmigrantes a participar debido al intento de Trump de incluir una pregunta de ciudadanía. El cuestionario no le preguntará a nadie sobre su estado migratorio. La nueva táctica de cumplimiento y la respuesta de los funcionarios locales marcó una escalada del conflicto de larga data entre la administración Trump y los líderes de ciudades como Chicago, donde las leyes estatales y locales prohíben a la policía ayudar en la aplicación de la ley de inmigración o detener a alguien debido a su estado migratorio.

Alcaldesa rechaza amenaza “No seremos intimidados, punto, especialmente por un acosador como el presidente Trump que comercia con odio y tácticas de miedo», dijo la alcaldesa Lori Lightfoot en un video que publicó después de las noticias la semana pasada sobre el nuevo esfuerzo de aplicación de la ley. “Para todos nuestros vecinos y amigos, quiero que sepan que Chicago está con ustedes y siempre luchará para mantenerlos a salvo. Somos una ciudad acogedora y orgullosa de ella, y ninguna cantidad de vitriolo nos hará pensar de otra manera”. En Chicago, los funcionarios de ICE dijeron anteriormente que los arrestos han disminuido en el área porque los funcionarios estatales y locales ya no cooperan con ellos. Un funcionario de ICE a principios de este año dijo que la agencia ya no tiene acceso a bases de datos en Illinois que solía rastrear a los no ciudadanos, y las cárceles locales negaron a más de 1,000 detenidos que la agencia emitió durante el año fiscal 2019.

Fiscal rechaza La fiscal estatal del condado de Cook, Kim Foxx, dijo que el temor a ICE ya ha disuadido a las víctimas de delitos violentos de presentarse en la corte por temor a que los agentes de inmigración puedan estar esperándolas fuera de la corte. Foxx dijo que es por eso que su oficina se unió a la Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados al demandar a la administración Trump por la regla de «carga pública», que podría negar las tarjetas verdes a los inmigrantes en el país que reciben legalmente una forma de ayuda pública. Si bien la Corte Suprema de EE. UU. Permitió en enero a la administración Trump avanzar con la nueva regla, sigue vigente una orden judicial en Illinois. La demanda federal del condado aún está pendiente a partir de esta semana. «Nuestra oficina irá a la Corte Suprema una vez más para luchar para asegurarse de que estas políticas racistas no se arraiguen», dijo Foxx en la conferencia de prensa.

Activistas se movilizan A nivel estatal, los defensores están presionando para que los legisladores aprueben un proyecto de ley que evitaría que los funcionarios locales cooperen con ICE, dijo Mony Ruiz-Velasco, directora ejecutiva del Proyecto de Acción Suburbana Oeste (PASO). Como lo hicieron el año pasado cuando Trump advirtió sobre una ofensiva contra quienes no tienen residencia legal, los activistas de Chicago, Aurora, Elgin, Waukegan, Rockford, Melrose Park y oros suburbios están promoviendo una campaña de conocer sus derechos, aconsejando a las personas que no abran sus puertas o hablen con agentes federales, para tener un plan de seguridad. y preguntar durante una parada de tráfico si el oficial es local o federal. «Los habitantes de Chicago han escuchado estas amenazas antes de la administración Trump», dijo el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC) en un comunicado. «Como organización de servicio legal

comprometida con la defensa de nuestros vecinos de Chicago, el mensaje de NIJC a las comunidades sigue siendo el mismo: todos en los Estados Unidos, incluyendo inmigrantes indocumentados, tiene derechos bajo la Constitución de los Estados Unidos. «Alentamos a las familias a … prepararse para un posible encuentro con oficiales de inmigración y comprender sus derechos». Emma Lozano, activista comunitaria, llamó a la comunidad a unirse, señalando que muchas personas vivían en los llamados hogares de estatus mixto, lo que significa que algunos miembros de la familia podrían estar viviendo en el país ilegalmente, mientras que otros son ciudadanos estadounidenses.

En Waukegan y Round Lake Esta misma campaña de información sobre sus derechos a los indocumentados e inmigrantes en general la están llevado a cabo intensamente en el Condado de Lake las organizaciones HACES de Waukegan y Mano a Mano de Round Lake. Para ello realizan talleres informativos y sobre todo asesoramiento legal con abogados de inmigración que responden sus preguntas y aclaran sus dudas para que vivan sin temores. Más que eso, ambas organizaciones han desplegado una intensa campaña de información sobre el Censo 2020. HACES, que sirve a unas 8 mil personas cada año y que brinda servicios de inmigración, salud, educación GED y clases de ingles, entre otros servicios comunitarios, ha publicado un periódico de 8 páginas llamado HACIENDO en el que informa a la comunidad cómo debe responder las preguntas del censo.

editor

Leave a Replay

About Me

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us