Cuidado que podemos retroceder

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

No se guarda distanciamiento social en lugares públicos.

Los comensales no respetan los 6 pies de distancia en los restaurantes suburbanos y tampoco en los centros comerciales y otros lugares públicos como playas y parques.

 

POR EDUARDO ALEGRIA

 

Las autoridades de salud de los condados Cook, Lake, Dupage, McHenry, Kane y Will que conforma el sector North Este en el plan Restore Illinois del gobernador de Illinois, están preocupados por el relajamiento de las personas a las normas de seguridad del distanciamiento social.

Tras las masivas manifestaciones de la semana pasada que mantienen en alerta a los funcionarios de salud por un posible rebrote de contagios, se suma las constantes muestras de relajamiento de la población que se ha volcado a los restaurantes, centro comerciales y parques y playas.

Sencillamente no respetan la norma del distanciamiento de 6 pies entre unos y otros para evitar contagios, y muchos ni siquiera usan las mascarillas

En la mayoría de los casos, los funcionarios dicen que sólo les queda reiterar las recomendaciones porque no pueden forzar a las personas a cumplir con las medidas de precaución.

En las páginas web de los departamentos de salud de los suburbios, se sigue insistiendo en recomendar que no se relajen las medidas de distanciamiento social.

 

En restaurantes

Debido al calor muchos ya se atreven a comer en los patios de los restaurantes, pero ante la demanda algunos restaurantes se dejan llevar por el entusiasmo de la gente y permiten más personas de lo permitido, y la gente empieza a socializar sin darse cuenta del distanciamiento que debe mantener.

Los funcionarios de salud dicen que el peligro de contagio en los restaurantes es mayor que en una tienda porque las personas se tienen que quitar la mascarilla para comer, y queda expuesta.

Los clientes se relajan mientras se distancian socialmente y usan máscaras durante la hora del almuerzo. Pero por momentos mantenerse a 6 pies de distancia como lo requieren las pautas estatales es un desafío cuando se sienta en una mesa pequeña.

Ya es la segunda semana cenando al aire libre y algunas ciudades suburbanas y departamentos de salud están reportando pocas quejas contra los establecimientos por no seguir las reglas adecuadas de distanciamiento social.

Los restaurantes y bares en los suburbios han estado llenos de actividad desde que se les permitió volver a abrir para comer y beber al aire libre el 29 de mayo con límites sobre cuántos clientes pueden acomodar a la vez.

Las pautas de la Fase 3 del estado para comer al aire libre incluyen permitir que hasta seis personas se sienten en una mesa, espaciar las mesas a 6 pies de distancia y requerir que los servidores y empleados usen máscaras y se laven o desinfecten las manos con frecuencia.

 

Pocas quejas

“Hemos registrado menos de 10 quejas, de clientes y empleados, con respecto a restaurantes desde el 29 de mayo”, dijo al Dialy Herald esta semana Karen Ayala, directora ejecutiva del Departamento de Salud del Condado de DuPage. “Estamos haciendo un seguimiento directo con las empresas para asegurarnos de que estén plenamente informadas de las directrices y restricciones de salud pública. Nuestro objetivo es lograr el cumplimiento, no emitir infracciones”, agregó al diario.

Pero los funcionarios de salud no se preocupan por las quejas, sino por el comportamiento social que no es reportado. Las quejas sólo se refieren a los restaurantes si no cumplen las normas de precaución contra el COVID-19, no a la gente que no hace caso. De eso no hay registro.

Los funcionarios si confían en las revisiones de los clientes y las inspecciones del servicio de alimentos en el lugar para monitorear y responder a las infracciones.

 

Relajamiento

El resurgimiento de los casos de COVID-19 es otra cosa. Esa amenaza está presente porque las personas se reúnen más libremente en lugares para comer al aire libre, en centros comerciales donde muchos sólo se ponen la mascarilla cuando van a entrar a la tienda, pero luego se la quitan mientras pasean y se cruzan con otras personas que igualmente se han quitado las mascarillas.

Igual ocurre en los parques cuando salen a correr o manejar bicicleta. Es imposible decirle a las personas que usen la mascarilla a cada momento. No hay quien les tenga que forzar a ello.

En muchos lugares, ver a tanta gente fuera y junta, hace parecer que estamos ante un típico día de verano.

 

Sigue en entusiasmo

Pero tras el éxito rotundo desde la reapertura, algunas ciudades están considerando expandir la comida al aire libre más allá de las aceras, calles y estacionamientos.

Christine Jeffries, presidenta de Dine Naperville y Naperville Development Partnership, dijoal Dialy Herald que de los aproximadamente 300 restaurantes en la ciudad, muchos no tienen espacio al aire libre para ofrecer comidas. Para ayudar a esos restaurantes, los funcionarios están considerando abrir Naper Settlement como lugar de picnic a partir de la próxima semana. A los restaurantes de Naperville se les permitiría instalar carpas de comida, carros o camiones allí de forma gratuita.

En otros suburbios del condado Lake y Cook se está considerando algunos cierres de calles los fines de semana para expandir las comidas al aire libre. Y no faltará algún entusiasta que permita comidas en el interior de los restaurantes con el pretexto de que “pueden seguir las reglas”.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us