NOTICIAS DE LAS 5

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Jueces supremos: Obamacare seguirá.

Según un despacho de The Guardian a las 1:48 pm, los jueces conservadores de la corte suprema Brett Kavanaugh y John Roberts han sugerido que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) podría mantenerse incluso si el tribunal considera que una parte de ella es inconstitucional.

Esta noticia de The Guardian llena de esperanzas a unas 20 millones de personas que ven peligrar sus coberturas de salud en medio de la pandemia del coronavirus. Como se sabe, hoy se escucharon los argumentos orales comenzaron en la demanda respaldada por la administración Trump para acabar con la llamada ley Obamacare.

El reportaje de The Guardian lo hemos traducido al español y dice lo siguiente (al final esta el link para leerlo en su forma original en inglés):

“En una teleconferencia de dos horas el martes, el juez Brett Kavanaugh y el presidente del tribunal John Roberts indicaron al cuestionar que la ley podría mantenerse incluso si el tribunal considera que una parte de la misma es inconstitucional, una cuestión crucial en el caso.

Para desmantelar la ley de 2.000 páginas, la mayoría de los magistrados debe estar de acuerdo en tres cuestiones. La primera es sobre si los demandantes, que incluyen a varios estados republicanos y dos personas, tienen derecho a presentar la demanda. La segunda es si el mandato individual, que antes requería que las personas obtuvieran un seguro médico o pagaran una multa, es constitucional.

Si el tribunal responde afirmativamente a esas preguntas, entonces debe decidir si el mandato individual puede separarse del resto de la ACA o si debe caer toda la ley.

Tanto Kavanaugh como Roberts habían escrito opiniones recientes que decían que una disposición de una ley podía considerarse inválida mientras que el resto de la estatua aún era válida, un concepto conocido como divisibilidad.

El martes (hoy), Kavanaugh dijo: “Este es un caso bastante sencillo de divisibilidad según nuestros precedentes, lo que significa que eliminaríamos el mandato y dejaríamos el resto de la ley en su lugar”.

En dos impugnaciones anteriores a la ACA, la corte suprema la ha dejado prácticamente intacta. Pero el tribunal ahora tiene una mayoría conservadora de 6-3 y este es el primer caso importante que se presenta ante un tribunal con tres jueces designados por Donald Trump.

El caso fue un punto álgido en las audiencias de la juez más reciente, Amy Coney Barrett, quien fue confirmada ante el tribunal hace dos semanas. Ha hecho declaraciones críticas sobre la ley, al igual que Kavanaugh, otro designado por Trump.

En 2017, el Congreso impuso la multa por el mandato individual de $0, lo que provocó la demanda ahora ante la corte. Varios estados, encabezados por California, y un abogado de la Cámara de Representantes están defendiendo la ACA.

Parte de las deliberaciones del martes se centraron en por qué se derogaría toda la ley, si el Congreso no la derogaba cuando tenía la oportunidad de hacerlo.

En la primera pregunta que se le hizo al procurador general de Texas, Kyle Hawkins, Roberts dijo: “Es difícil para usted argumentar que el Congreso tenía la intención de que toda la ley cayera si se anulaba el mandato”.

Aunque los republicanos se han opuesto sistemáticamente a la ley, algunas de sus disposiciones gozan de un apoyo abrumador. Antes de Obamacare, a millones de estadounidenses que tenían cáncer, esclerosis múltiple u otras enfermedades se les podía negar la cobertura debido a su condición. Al menos 54 millones tienen una condición preexistente que hubiera sido negada antes de la ACA.

En una encuesta de octubre, mientras que solo el 55% de los estadounidenses dijeron tener una opinión favorable de la ACA, el 79% dijo que no querían que el tribunal revocara sus protecciones para las personas con afecciones preexistentes, según la Kaiser Family Foundation.

Sin esa protección, a las personas que contraen Covid-19 se les podría negar la cobertura , se les podrían cobrar primas más altas o se les podría rechazar un tratamiento futuro para el coronavirus.

El martes, la pandemia estuvo en gran parte ausente de las preguntas de los jueces. Gran parte de la discusión se centró en la cuestión de la legitimación o si los demandantes tenían derecho a presentar el caso. Los jueces conservadores parecían indicar que sí.

Los jueces liberales se mostraron incrédulos sobre el argumento de los demandantes de que el mandato individual se había convertido en una demanda después de que su sanción se redujera a nada. La jueza Elena Kagan preguntó: “Si se hace una ley menos coercitiva, ¿cómo se convierte en una orden?”

En el debate presidencial final en octubre, el presidente electo, Joe Biden, dijo que si se anulaba la ACA, aprobaría nuevamente Obamacare, agregaría la opción pública para obtener un seguro médico del gobierno y lo llamaría Bidencare.

La posibilidad de que se apruebe dicha legislación depende de qué partido controle el Senado, algo que seguirá siendo desconocido hasta dos elecciones de segunda vuelta en Georgia en enero.

Hablando después de los argumentos orales el martes por la tarde, Biden dijo que su administración se basaría en la ACA para expandir la cobertura de atención médica y reducir los costos.

La vicepresidenta electa, Kamala Harris, dijo: “Todos y cada uno de los votos para Joe Biden fueron un voto para proteger y expandir la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, no para eliminarla en medio de una pandemia global”.

La corte suprema tiene hasta fines de junio para pronunciarse sobre el caso en cuestión”.

Hasta aquí el despacho de The Guardian. Puede leer el artículo original completo en inglés aquí:

https://www.theguardian.com/us-news/2020/nov/10/obamacare-supreme-court-hearing-trump-lawyers-argue-to-end

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us