En el nombre de Dios

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

EN LA IGLESIA NUESTRA SEÑORA DE SUYAPA. PRIMEROS REFUGIADOS DE WAUKEGAN

Padres indocumentados se refugian en santuario de Waukegan después de que ICE los amenazara con deportarlos si es que su hijo no se convierte en informante del Sheriff del Condado de Lake.

Guadalupe y Rosa González se refugiaron en el santuario de Nuestra Señora de Suyapa un satélite de la Lincoln United Methodist Church desde el domingo después de que su hijo se negó a ser informante del Departamento del Sheriff del Condado de Lake IL y de la Policía de Round Lake Beach por un incidente de disparos ocurrido hace unos meses.

Luis González, su hijo, un ciudadano de los Estados Unidos tiene una historia con la ley. Él es un joven ahora en rehabilitación social. El departamento de policía de Round Lake Beach lo multó por un incidente de tráfico y al mismo tiempo fue interrogado por un incidente de disparos que ocurrió cerca de su casa. Luis González fue presionado por la policía para obtener información sobre el incidente del tiroteo. La familia afirma que su hijo no tiene conocimiento de este incidente. Luis González no tiene cargos formales con respecto a este incidente de disparos en particular.

Guadalupe González dijo que “mientras esperaba a mi hijo, quien estaba siendo interrogado, un oficial de ICE se me acercó y comenzó a interrogarme sobre mi situación legal. Identificaron que yo era un inmigrante de México y entonces el agente de ICE dijo que tenía 8 días desde el 4 de octubre de 2017 para que mi hijo diera información sobre el incidente del tiroteo, o de lo contrario me deportaría junto a mi esposa Rosa González”.

Yvette González y Maritza González, las hijas de Rosa y Guadalupe, dijeron que “no es ético que ICE y los Sheriffs aterroricen a nuestro padre. Nuestro padre sólo es culpable de ser un hombre trabajador y respetuoso de la ley que provee a su familia”.

“El Servicio de Aduanas de Inmigración de EE. UU. es una entidad del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. y el Departamento del Sheriff del Condado de Lake y la Policía de Round Lake Beach son agencias locales encargadas de hacer cumplir la ley y, según la ley, son responsables del más alto nivel de conducta. Los agentes del orden deben ser éticos, justos, imparciales y no pueden violar los derechos civiles y las libertades civiles de las personas”, dijo por su parte Julie Contreras, del Comité de Asuntos de Inmigración de LULAC, que está ayudando a la familia.

“Respetamos el hecho de que ICE, el Departamento del Sheriff del Condado de Lake y los trabajos de RLBPD son para proteger a todos los estadounidenses. Respetamos las leyes de DHS y sabemos que fueron creadas para proteger a nuestra gran nación. No creo que nuestras leyes fueron creadas para destruir familias estadounidenses”, agregó.

Los líderes de los Derechos de los Inmigrantes se reunirán en apoyo de Guadalupe y Rosa González, quienes dicen que son miembros respetuosos de la ley de nuestra sociedad durante los últimos 25 años. Guadalupe y Rosa son propietarios de viviendas y contribuyentes que tienen 4 hijos ciudadanos estadounidenses.

La pastora Emma Lozano, de la Iglesia Metodista Unida de Lincoln, dijo que “estos padres de familia no son criminales ni una amenaza para este país. Permanecerán en el Santuario como una familia que Dios Todopoderoso se ha unido y que ningún hombre ni sus leyes pueden separar”.

El abogado Brooke Lautz, un abogado de inmigración que representa a los padres de González, dijo por su parte que “el intento del departamento de policía de usar el estatus migratorio de una familia de ciudadanos de los Estados Unidos contra ellos para obtener información para una investigación criminal, es deplorable y aterrador. Causan un efecto escalofriante al reportar delitos por parte de la comunidad inmigrante, pero erosionan la confianza entre los ciudadanos estadounidenses y las fuerzas del orden público”.

Los hijos de los González que son ciudadanos norteamericanos y líderes comunitarios se reunieron el miércoles al mediodía en 117 N. Genesee, Waukegan, para hacer una llamado a la Agencia de Aduanas de Inmigración en Chicago, al Departamento del Sheriff del Condado de Lake IL y al Departamento de Policía de Round Lake Beach, a que haga una investigación inmediata sobre la conducta inapropiada y las tácticas de miedo utilizadas por los agentes para hacer cumplir la ley.

 

 

CASO FELIZ EN PHILADELFIA

Inmigrante refugiado ganó

Javier Flores García estuvo en santuario casi un año en la Arch Street United Methodist Church. El miércoles le dieron visa especial para quedarse en el país.

 

Enfrentándose a la deportación a México y temiendo la separación de sus hijos, Javier Flores García se refugió el año pasado en una iglesia metodista en el centro de Filadelfia. Los miembros de la congregación prepararon un dormitorio improvisado para él en el sótano, y le prometieron santuario, sin importar cuánto tiempo lo iba a necesitar.

El miércoles, después de casi 11 meses, el Sr. Flores salió de la iglesia para siempre, un raro ganador entre las decenas de miles de inmigrantes indocumentados que han peleado batallas por deportación este año.

Su caso se resolvió de una manera inusual: se le ha prometido un tipo especial de visa otorgada a las víctimas de delitos que ayudan a la policía. Pero aun así, la libertad del Sr. Flores le da al creciente movimiento santuario, organizado por casas de culto en todo el país para proteger a los inmigrantes indocumentados, una pequeña victoria ante una represión federal generalizada.

El caso de Flores indica que “cuando peleamos y cuando resistimos, ganamos”, dijo Erika Almiron, directora ejecutiva de Juntos, una organización de derechos de inmigrantes en Filadelfia que abordó el caso del Sr. Flores.

admin

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us