TPS en peligro

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

ALA DURA DEL GOBIERNO QUIERE TERMINAR EL TPS

Centroamericanos en peligro. 

El 6 de noviembre se vence el plazo para que el DHS se pronuncie sobre la renovación de este permiso a unos 60,000 hondureños y nicaragüenses. Si dice que no, luego le tocaría el turno a unos 50 mil haitianos el 23 de noviembre y a casi 200 mil salvadoreños en marzo.

POR EDUARDO ALEGRIA

El rumor corrió como pólvora esta semana en Washington DC luego que el lunes, Sharon Scheidhauer, vocera de los Servicios de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, dijo sobre el TPS en un comunicado a NBC News que el DHS “revisará las condiciones en cada país individualmente” para determinar las decisiones antes de la fecha de vencimiento correspondiente.

Esta pronunciación ha sido tomada como una confirmación de lo que dijo el diario The Washington Post de que los asesores más conservadores de la Casa Blanca quieren dar por terminado este programa temporal de visas de residencia y mandar de vuelta a casa a los beneficiarios. Esto coincidió con otro comentario de un vocero del DHS –la misma semana pasada- quien dijo que el programa TPS debía ser temporal, pero el gobierno “creó una situación en la que la gente ha vivido en este país durante mucho tiempo”.

Tras estos comentarios y trascendidos, inmediatamente grupos de activistas se movilizaron por todas partes y el martes más de 21 delegaciones de todo el país se reunieron en los alrededores del Capitolio en Washington DC para pedir la extensión del programa. Los manifestantes marcharon por las oficinas de DHS con carteles y pancartas.

Muchos de ellos, viven en los Estados Unidos más de 20 años y esperan que esta administración tenga en cuenta las raíces que han plantado aquí. En entrevistas a medios locales, los manifestantes han dicho que después de décadas de rigurosas verificaciones de antecedentes, tarifas de presentación al DHS y contribuciones a su comunidad, el Congreso y la Casa Blanca deben desarrollar un plan para extender su estatus de TPS y expandirlo para incluir un camino hacia la residencia legal permanente.

Pero dentro del gobierno, y el mismo presidente Trump no piensan igual. En marzo, John Kelly, entonces secretario de Seguridad Nacional, renovó el TPS de Haití durante seis meses. Tras su decisión, Kelly, ahora el jefe de gabinete de la Casa Blanca, le dijo a The Miami Herald que los inmigrantes protegidos por el programa “necesitan comenzar a pensar en regresarse”.

En septiembre pasado, la secretaria interina del DHS, ElaineDuke, finalizó las protecciones para aproximadamente 1,000 inmigrantes sudaneses y renovó el estatus legal para los ciudadanos de Sudán del Sur hasta mayo de 2019, informó NBC News.

Se espera que esta semana sea intensa en manifestaciones a favor de la renovación del permiso en medio de un clima de gran incertidumbre para estas familias.

 

TPS, de temporal a permanente

Lo que reclaman los que están bajo este programa es que se termine el programa pero que los legalice como residentes permanente porque en la práctica ya lo son pues tienen hijos nacidos aquí, han comprado casas, sus hijos no conocen otro país que este y además no sabrían que hacer en sus países de origen donde prácticamente son unos extranjeros.

A lo que hay que añadir el gran problema de la violencia que afecta a estas naciones centroamericanas.

Algunos analistas sostienen que la gobierno no le falta razón cuando dice que este programa del TPS nació para ser temporal, pero que la inercia hizo que subsistiera por tanto tiempo sin regularizar a quienes ya se han plantado sus raíces aquí permitiéndoles vivir y trabajar en los Estados Unidos porque sus naciones son afectadas por desastres naturales, guerras civiles u otras calamidades.

El permiso siempre se renovaba periódicamente por el Departamento de Seguridad Nacional, pero ahora en las próximas semanas, la agencia decidirá el destino de aproximadamente 195,000 salvadoreños, 57,000 hondureños, 50,000 haitianos y 2,550 nicaragüenses. Si deciden acabar con el programa esos inmigrantes estarían sujetos a la deportación.

Esta semana la secretaria interina del DHS, ElaineDuke, debe anunciar la decisión que le dicte la Casa Blanca y el Departamento de Estado, en función del análisis que está realizando país por país para determinar si las condiciones en esas naciones han mejorado.

Desde el Congreso, los demócratas están convencidos de que el programa va a seguir porque de lo contrario se crearía un problema social de grandes proporciones con la separación de estas familias.Esta semana, 20 senadores demócratas, encabezados por el senador BenjaminCardin, Md., Y el senador Tim Kaine, Virginia, enviaron una carta a Duke y al secretario de Estado RexTillerson para pedir una extensión de los plazos del TPS.

Pero el ala dura de la Casa Blanca está convencida de que el TPS debe terminarse. Además, trascendió que algunos han argumentado que el regreso de decenas de miles de inmigrantes a Haití y América Central beneficiaría a esas naciones, porque sus ciudadanos regresarán con las habilidades, los valores y el capital de inversión adquirido durante sus vidas en los Estados Unidos.

Mientras tanto, el reloj sigue avanzando y la fecha límite se acerca para que el DHS se pronuncie a favor o en contra.

 

HONDUREÑOS, LOS PRIMEROS

En la mira

Este 6 de noviembre se decide la suerte de 60,000 personas. Siguen aquí o los mandan de vuelta a casa.

 

Los Estados Unidos otorgaron a los hondureños el estatus migratorio especial en 1999 después del huracán Mitch, lo que les permitió permanecer en el país sin temor a la deportación mientras la designación continuara. TPS otorga a los inmigrantes un estatus legal en los EE. UU. -pueden trabajar y deben pagar impuestos- debido a las condiciones en su país de origen, como una guerra civil o un desastre natural. Desde el huracán, los EE. UU. Ha renovado el TPS para los hondureños 13 veces.

La administración de Trump ha dicho que puede revocar el TPS para algunos países, afectando a hasta 300,000 personas del Hemisferio Occidental. Además de Honduras, actualmente se extiende a haitianos, salvadoreños, nicaragüenses, entre otros.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us