Visas de trabajo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

USCIS AHORA LA RENOVACIÓN NO SERÁ TAN FÁCIL

USCIS aprieta las visas de trabajo

Con un memorándum el viernes informó que se han cambiado los procedimientos de adjudicación: ahora la renovación ya no es automática, se tendrá que aplicar como si fuera la primera vez.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) instruyó a sus oficiales implementar el mismo nivel de escrutinio tanto a las peticiones iniciales como a peticiones de extensión para ciertas categorías de visas de no inmigrante. Las reglas aplican a casi todas las clasificaciones de no inmigrante presentadas por medio del Formulario I-129, Petición de Trabajador No Inmigrante.

Esto significa que quienes posean una visa de trabajo tendrán que pasar por todos los exámenes, preguntas y exigentes requisitos para obtenerla, como si estuvieran aplicando por primera vez.

“Los oficiales de USCIS están en primera fila de los esfuerzos de administración para mejorar la integridad del Sistema de inmigración”, dijo el director de USCIS, L. Francis Cissna. “Estas guías actualizadas proveen una dirección clara para ayudar a avanzar las políticas que protegen los intereses de los trabajadores estadounidenses”.

El memorándum dice: “Como antes, los adjudicadores deben revisar exhaustivamente las peticiones y documentos de evidencia para determinar la elegibilidad a los beneficios que se buscan. Las guías actualizadas instruyen a los oficiales aplicar el mismo nivel de escrutinio al momento de revisar peticiones de extensión de visas de no inmigrante, aun cuando el peticionario, beneficiario y factores base no han cambiado de una petición original. Mientras los adjudicadores pueden ultimadamente llegar a la misma conclusión que en la petición previa, ellos no están obligados a hacerlo como condición base para establecer la elegibilidad a un beneficio de inmigración, ya que el peso de la prueba para establecer elegibilidad siempre recae en el peticionario”.

La política previa instruía a los oficiales a hacer referencia a las peticiones aprobadas previamente, siempre y cuando los elementos clave no hubiesen cambiado y no hubiese evidencia de un error material o fraude relacionado a la determinación previa. La nueva directiva del viernes anula la política anterior.

“Bajo la ley, el peso de establecer prueba de elegibilidad a una extensión de visa de no inmigrante recae en el peticionario, sin importar si USCIS aprobó la petición previamente. La determinación del adjudicador está basada en los méritos de cada caso, y los oficiales pueden solicitar evidencia adicional si el peticionario no ha presentado suficiente evidencia para establecer elegibilidad”, puntualiza USCIS.

El departamento de inmigración señala que esta nueva directiva se da en el marco de la Orden Ejecutiva que el 18 de abril de 2017, el Presidente Trump firmó y que llamó: “Compre Productos Estadounidenses y Contrate Estadounidenses”. Esta iniciativa busca crear sueldos y tasas de empleo más altos para los trabajadores estadounidenses y proteger sus intereses económicos por medio del cumplimiento y la administración rigurosa de las leyes de inmigración. También ordena a DHS, en coordinación con otras agencias, a fomentar políticas que ayuden a asegurar que las visas H-1B sean otorgadas a los beneficiarios más capacitados o mejores pagados.

El mayor impacto de la nueva medida recaerá en los empleadores que buscan presentar la extensión de una visa de no inmigrante para cualquiera de sus empleados internacionales. En particular, de aquellos que tengan una visa H-1B, H-2A, H-2B, H-3, L-1, O-1, O-2, P-1, P-1S, P-2, P-2s, P-3, P-3S, Q-1 y R-1E-3.

Debido a esta nueva medida, se esperan retrasos en el procesamiento de visas en general y la posible desmotivación de algunos empleadores que buscarán evitar procesos engorrosos.

Empleadores y solicitantes deberán trabajar estrechamente para proporcionar documentación sustancial del cumplimiento de los términos de empleo actuales (es decir, información del lugar de trabajo, salario, deberes laborales, etc.), junto con evidencia de mantenimiento del estado migratorio y los detalles del trabajo  que se realizará durante el período de extensión de la visa solicitada.

Los abogados de inmigración opinan que esta medida significa que ahora habrá una revisión microscópica de las renovaciones, lo que significa un cambio radical porque el volumen de la documentación que se entrega en una primera petición nunca es igual a la que se lleva para renovar el estatus. La consecuencia más obvia de este cambio es que las renovaciones van a causar retrasos.

Como en todas las peticiones de visas de H1B el empleador seguirá siendo el responsable de probar que ha contratado al inmigrante bajo todas las condiciones de ley y que sigue siendo su patrocinador en el país.

Son los trabajadores quienes deben demostrar una y otra vez que su petición de visa se ajusta a la ley.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us