Beatriz de nuevo en refugio

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

ICE la quiere deportar a pesar de que espera su visa “U”.

Ha regresado al templo Misión Fe, Vida y Esperanza del pastor y activista José Landeverde ubicada en la ciudad de West Chicago, en el condado DuPage.

En una raleada conferencia de prensa, el Padre Landaverde acompañado de su colaborador el abogado de inmigración Juan Soliz, dijo que “ICE no olvida y no perdona, es despiadado con esta mujer que tiene dos hijos nacidos en Estados Unidos y que es víctima de una violación de parte de un ciudadano angloamericano, quien al ser denunciado por ella negó los cargos y por el contrario le echo a la Migra encima”, denunció.

Beatriz Santiago Ramírez tramita desde el 2015 una visa para víctimas de violencia doméstica para la que resultó elegible. Su trámite demora y sin embargo ICE reabrió su caso y quiere deportarla, por ello ha vuelto a pedir “santuario” porque Inmigración.

Santiago, madre soltera de dos hijos estadounidenses, estuvo refugiada durante varios meses en 2015 en una iglesia de Chicago para evitar su remoción a México. Abandonó su refugio en el barrio mexicano La Villita, después de que las autoridades migratorias analizaron el caso y concluyeran que era elegible para recibir la visa U y permanecer en el país, la suspensión de la deportación fue saludada como un triunfo del “movimiento santuario”.

Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) ha reabierto el caso de Santiago y la citó para una audiencia en las próximas semanas donde se reactivaría su deportación, informó el pastor José Landaverde.

Santiago, oriunda del estado mexicano de Veracruz, llegó a Chicago desde el sur de Illinois -donde vivió indocumentada trabajando en el campo- en busca de protección, después de que fracasara su intento ante las autoridades de Inmigración de recibir una visa por ser víctima de violencia doméstica.

La mujer fue víctima de violación en 2009, cooperó con la investigación y testificó contra su atacante, pero no había podido solicitar la visa “por un tecnicismo legal” de la Fiscalía del condado de Madison (Illinois).

El caso llamó la atención en 2015 del secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson. La deportación fue suspendida y Santiago recibió un permiso de trabajo.

Santuarios en peligro

Según Landaverde, “ICE se dedica ahora a reabrir casos viejos” como este y probablemente no respetará la protección del “santuario” porque también intentaría deportar al mexicano Héctor Luna Martínez, quien se encuentra alojado en la misión de West Chicago desde hace seis meses.

Luna, que ha vivido sin papeles en este país durante 20 años y tiene tres hijos ciudadanos estadounidenses, fue detenido hace cuatro años por conducir sin licencia y quedó en manos de Inmigración cuando se comprobó que tenía antecedentes por otros cinco arrestos por el mismo motivo.

Su caso no fue considerado prioritario y desde entonces recibió varias extensiones de permanencia hasta que las nuevas disposiciones del presidente Donald Trump, para aumentar y acelerar las deportaciones de indocumentados, lo colocaron en la mira de ICE.

“Esta gente necesita protección política”, sostuvo Landaverde y reclamó a los legisladores que representan a Illinois en el Congreso que aprueben leyes especiales para evitar las deportaciones de Santiago y Luna.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us