Los niños separados están aquí

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Los tienen en varias casas y albergues secretos.

Más de 100 niños y jóvenes inmigrantes separados de sus padres en la frontera sur, además de cientos de menores no acompañados, han sido recluidos en refugios en la zona metropolitana de Chicago este año.

La denuncia la hizo la organización ProPública y ha dejado consternado a meas de uno porque pocos sabían que en sus barrios el gobierno tiene escondidos a esos menores. El reportaje de ProPublica Illinois es contundente y se basa en testimonios, videos y documentos. A continuación un resumen del extenso reportaje escrito en español e inglés, que puede encontrarlo en este link: https://www.propublica.org/article/cientos-de-migrantes-menores-son-albergados-en-una-red-opaca-de-refugios-en-illinois

“Uno de los centros de acogida, en Bronzeville en la zona sur de Chicago, todavía tiene un toldo con el nombre de un asilo, aunque hace años que ningún anciano ha vivido allí.

Otro es una casa de dos pisos hecha de ladrillo al lado de un estudio de Zumba con escaparate en Rogers Park.

En el tercero, un convento convertido en refugio en una concurrida calle residencial en Beverly, los vecinos a veces vislumbran a jóvenes adolescentes jugando a voleibol y fútbol en un jardín cerrado, pero no tienen idea de quienes son.

Estos edificios y otros en Illinois albergan anónimamente a migrantes menores quienes han sido detenidos después de cruzar la frontera de los Estados Unidos — algunos que vinieron solos y, más recientemente, los que a la fuerza han sido separados de sus padres.

Aquí en Illinois, una red opaca de 11 refugios alberga a miles de niños cada año, incluidos más de 100 en meses recientes que fueron separados de sus padres. El jueves, trabajando con prisa para cumplir con la fecha límite ordenada por una corte, todos menos 17 de esos niños habían sido reunidos con sus padres, según las organizaciones que los albergan.

Cinco de los centros están distribuidos a lo largo de Chicago. Dos están en Rogers Park: la casa de ladrillo llamada el International Youth Center que puede albergar 15 niños, y una instalación más grande que tiene capacidad para 70 niños, conocida como el International Children’s Center. Alrededor de 40 niños pueden vivir en el antiguo convento de Beverly, también llamado International Children’s Center. Una casa en Englewood, llamada Casa Heartland at Princeton, tiene espacio para 19 niños mientras el lugar más grande – el asilo convertido en Bronzeville – tiene cabida para 250.

Inmigrantes menores que cruzaron la frontera solos o fueron separados de sus padres están detenidos en edificios anodinos en barrios de Chicago, incluidos estos en Rogers Park, Beverly y Englewood. (Joshua Lott para ProPublica Illinois)

Además de las instalaciones en Chicago, Heartland alberga hasta 116 niños en sus cuatro cabañas en Des Plaines sobre el campus de MaryvilleAcademy, una agencia católica de asistencia social para niños.

Maryville también opera dos de sus propios refugios, en Des Plaines y en Bartlett, donde actualmente están alojados 55 niños. Cuatro niños separados de sus familias fueron alojados en los centros de acogida de Maryville, pero desde entonces ya han sido reunidos con sus familias.

Periodistas de ProPublica Illinois identificaron los lugares donde están los centros de acogida en Chicago y las afueras y después obtuvieron informes policiales, archivos de inspecciones estatales y otros documentos, y también hicieron entrevistas con niños, padres, abogados y empleados actuales y antiguos para saber más sobre donde están detenidos los niños y los cuidados que reciben.

La entidad sin fines de lucro que administra la mayoría de las instalaciones, Heartland Human CareServices, pertenece a la Heartland Alliance, una extensa institución antipobreza que trabaja en servicios de salud, prevención de la indigencia y otros temas sociales, y es en general bien vista. Pero incidentes preocupantes también han ocurrido detrás de las rejas de hierro que rodean muchos de estos refugios, según los hallazgos de nuestra investigación.

El Department of Children and Family Services de Illinois (el Departamento de Servicios para Niños y Familias de Illinois , conocido por sus siglas en inglés como DCFS) amonestó a Heartland por una infracción de supervisión después de que alguien del personal fuera acusado de tener una relación inapropiada con un menor en el International Children’s Crisis Center de Bronzeville en 2015. La agencia estatal concluyó que la acusación de relación inapropiada no tenía fundamento y Heartland despidió a la persona acusada, según los archivos.

Heartland recibió otra amonestación por supervisión en 2016 después que DCFS determinara que niños habían entablado actividades sexuales en su instalación en Des Plaines, conocida como Cuidados Especializados para Niños Inmigrantes, o Casa Guadalupe. Además, al menos cinco niños se fugaron de centros de acogida de Heartland entre 2015 y 2017, según informes de DCFS y la policía.

También ha habido al menos un alegato de agresión física, aunque DCFS dijo que el alegato no pudo ser corroborado. Todavía están pendientes solicitudes hechas por ProPublica para el acceso a otros archivos que podrían aclarar la información sobre las condiciones.

Heartland declinó hacer comentarios sobre incidentes específicos, pero dijo que toma acción inmediata si “las políticas, procedimientos y/o niveles de los cuidados no están siendo seguidos.”

En semanas recientes, Heartland fue citada en una demanda civil por negligencia después de que un niño de once años fuera lesionado por un niño mayor en Casa Guadalupe. También fue demandada al menos dos veces el mes pasado por abogados que trabajan en la reunificación de padres con sus niños. Después de que informes periodísticos recientes detallaran varias denuncias de maltrato serias hechas por niños, incluyendo acusaciones de que personal del centro inyectó a un joven con un sedante, las autoridades locales, estatales y federales empezaron a hacer preguntas a una agencia que no estaba acostumbrada a críticas públicas.

DCFS abrió dos investigaciones la semana pasada. Concejales de Chicago, algunos de ellos enfadados por no haber sido informados de que refugios que albergan niños separados estaban en sus distritos, pasaron una ordenanza el pasado miércoles que obliga a Heartland a revelar a las autoridades municipales las direcciones de sus instalaciones y otra información acerca de ellas.

Las instalaciones son, en efecto, centros de detención. Los niños no tienen la libertad de irse. La mayoría de los lugares en Chicago tienen poco espacio exterior. Exempleados cuentan que a veces se sentían como guardias de prisión, porque los niños siguen horarios estrictos y usan baños sin cerraduras.

Heartland respondió a muchas de las preguntas de ProPublica Illinois sobre sus centros de acogida, pero también dijo que la Office of RefugeeResettlement (la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, o ORR por sus siglas en inglés) la división del U.S Department of Health and Human Services (el Departamento de Salud y Servicios Humanos) que se encarga de menores no acompañados, ha restringido la información que puede proporcionar.

Pie de fotos

Una cancha de voleibol se encuentra afuera de un refugio para menores no acompañados en Chicago. (Foto: Joshua Lott para ProPublica Illinois)

Inmigrantes menores que cruzaron la frontera solos o fueron separados de sus padres están detenidos en edificios anodinos en barrios de Chicago, incluidos estos en Rogers Park, Beverly y Englewood. (Foto: Joshua Lott para ProPublica Illinois)

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us