Anette gana primera batalla

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hablan la niña y su hermana que ya tiene su custodia.

Con sólo 9 años cruzó la frontera sola el año pasado y pidió asilo para encontrarse con su hermana que es ciudadana norteamericana. Sus padres la habían abandonado y era maltratada por sus tíos en Oaxaca, donde vivía.

POR EDUARDO ALEGRIA

“Estaba muy nerviosa de entrar al tribunal porque pensé que me iban a decir que me regrese a México porque he escuchado que el presidente de los Estados Unidos odia a las personas como yo”, dijo la pequeña Anette Aparicio a NUEVA SEMANA el miércoles, minutos después de terminar su audiencia en la Corte de Inmigración donde la jueza a cargo de su caso escuchó con atención su pedido y dio consentimiento al pedido de su abogado para que USCIS resuelva su pedido de asilo. La jueza fijó como fecha el 21 de agosto de 2019 para volver a revisar su caso y esperaba que hasta esa fecha Inmigración ya se haya pronunciado sobre su pedido.

“Estoy muy contenta y ahora podré dormir tranquila, ir a la escuela y vivir feliz con mi hermana”, agregó la niña quien declaró a NUEVA SEMANA con el consentimiento de su hermana Daysi Aparicio de 22 años, quien tiene su custodia legal desde septiembre de 2017. “Yo pensaba que me podían regresar a México y eso me ponía triste. Tenía miedo porque me siento más segura aquí con mi hermana y mi primita de un añito”, dijo.

La niña que atiende el 5º grado de una escuela primaria en el suburbio de Wauconda, conde vive, tiene sueños que dice va a realizar. “Quiero ser una doctora o una maestra, y ahora me siento más segura de que podré realizar mis sueños, agregó, al tiempo enviarle un mensaje al Presidente Trump: “Por favor respete a todos los niños que están en la frontera separados de sus padres, porque no son criminales”, dijo y aseguró que esta fiesta de Halloween será la más feliz de su vida. “Esta noche voy a hacer Trickor Treat muy contenta”, finalizó.

 

Hermana y madre

Daysi Aparicio tiene 22 años es casada y tiene una hijita de un año y tres meses de nacida. Con la emoción al tope y conteniéndose las lágrimas, dijo a NUEVA SEMANA que agradecía a Dios por permitir que su hermanita no sea regresada a México.

“Yo sé que aún no se ha ganado el caso, pero la jueza ha entendido después de escuchar a mi hermanita Anette y a mí, que regresarla a Oaxaca sólo pondría en riesgo su seguridad y su salud, porque mis tíos de parte de mi papá con quienes vivía Anette, no quieren tener su custodia”, dijo Daysi a NUEVA SEMANA a los pocos minutos de terminar la audiencia en la Corte de Inmigración.

Daysi que vive en el suburbio de Wauconda, Illinois, desde hace 5 años es casada y ya es ciudadana norteamericana. Ella llegó a Estados Unidos a los 15 años y desde entonces se separó de su hermanita.

“Vine porque mi papá que es trailero me trajo, pero después nos abandonó, al igual que mi mamá que dejó a mi hermanita en Oaxaca encargada con los hermanos de mi padre. Fueron tiempos muy duros pues sabía que mis tíos no querían tener esa responsabilidad y todo el tiempo me decían que tenía que traerme a mi hermanita”, contó.

Daysi cuenta que el año pasado su tío se puso fuerte y le dijo ‘te la voy a enviar y la recoges en la frontera’. “No sabía qué hacer y sufrí mucho”, dijo. Efectivamente, en julio de 2017 el tío atravesó todo México con Anette y en la frontera la subió a un ómnibus con destino a Estados Unidos. Cuando en la frontera las autoridades interrogaron a la pequeña, Anette les dijo que viajaba sola y le pidió a los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza que la ayudaran a encontrar a su hermana ciudadana estadounidense, inmediatamente solicitó asilo humanitario.

“Fueron momentos muy duros porque desde que mi tío embarcó a Anette en el ómnibus yo perdí contacto con ella. No supe nada hasta dos días después que las autoridades de inmigración me llamaron e informaron que la tenían una casa de custodia. Allí estuvo ella por tres semanas”, dijo.

Durante ese tiempo Daysi junto a Julie Contreras de LULAC de Waukegan, iniciaron los trámites para que le entreguen a Anette en Chicago. “Gracias a Dios que me la entregaron temporalmente hasta que un juez decida su custodia”, dijo, lo que sucedió favorablemente en septiembre de 2017.

“Es un regalo de Dios tener a Anette a mi lado, espero que en agosto del próximo año no me la vayan a quitar”, concluyó Daysi.

 

Caso por resolver

El tribunal del Circuito de Lake County IL encontró que Anette Aparicio es una menor de edad, que a los nueve (9) años de edad ingresó como una inmigrante no acompañada legalmente en los Estados Unidos. Anette es una ciudadana mexicana que entró a Estados Unidos sola como refugiada.

El Tribunal de Circuito del Condado de Lake encontró que los padres de Anette la habían abandonado. Como resultado del abandono de sus padres, la reunificación con uno o ambos de sus padres no fue viable. Además, el Tribunal determinó que a Anette NO le convendría regresar a su país de origen, ya que fue abandonada por miembros de su familia, no tiene parientes con los que vivir y estaría sujeta a la pobreza extrema y expuesta a la violencia de pandillas. Drogas y explotación sexual.

El abogado de Anette Aparicio, Michael Moyse, ha presentado una petición para el estatus de Inmigrante Especial para Jóvenes que fue atendido por la Juez en la audiencia del miércoles.

Julie Contreras, Presidenta del Comité Nacional de Inmigración de LULAC, dijo que «la pequeña Anette se ha sentido nerviosa por el tribunal debido a todo el odio que escucha hacia los inmigrantes promovidos actualmente por nuestro Presidente. Nos solidarizaremos con Anette y oraremos para que el juez le permita quedarse. A salvo en los Estados Unidos con su hermana».

 

Fotos interior y portada: Julie Contreras/LULAC Waukegan

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us