Libre al fin

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

 Fue encarcelado injustamente 18 años.

Gerardo Iglesias fue declarado culpable y conenado a 35 años por un homicidio que no cometió. El detective Reynaldo Guevara falsificó pruebas para incriminarlo.

Iglesias es la víctima número 19 del policía de Chicago, Reynaldo Guevara quien mandó a la cárcel a muchos inocentes fabricando pruebas para que los tribunales los condenen.

Este 16 de enero de 2019, han certificado la inocencia de Geraldo Iglesias, luego de un juicio en el que se dio el fallo de que el susodicho no fue culpable de un juicio en el que fue equivocadamente condenado por homicidio de Mónica Román en 1993, hace 18 años.

Cargo: asesinato en primer grado

Condenado el 19 de diciembre de 1994.

Sentencia: 35 años de prisión.

Estado: Mantenido por la Corte de Apelaciones de Illinois, 31 de marzo de 1997. Petición a la Corte Suprema de Illinois denegada, 1 de octubre de 1997.

El 7 de junio de 1993, cinco amigos estaban en un automóvil cerca de 2135 N. Sawyer Ave. cuando alguien gritaba “Rey de amor”, y disparos fueron disparados. Una pasajera, MonicaRoman, fue asesinada. Dos semanas después, Guevara recibió una llamada de un informante. Rosendo Ochoa, quien afirmó haber visto el tiroteo desde la ventana de un segundo piso del apartamento, identificó a Iglesias, un gángster imperial apodado “Serpiente”, en una serie de fotografías.

Originalmente describió al tirador como un hombre de 5 pies 7 pulgadas o menos, con piel clara; Iglesias es de 5 pies y 10 pulgadas de alto, con piel oscura. Ochoa y Hugo Rodríguez, un pasajero en el auto, sacaron a Iglesias de la alineación. Ochoa y Rodríguez son miembros de los Latin Kings, una pandilla rival de los Imperial Gangsters. Francisco Vicente, un informante de la cárcel, declaró que Iglesias le confesó en la cárcel del condado de Cook.

En la apelación, los abogados de Iglesias dijeron que Vicente no describió con precisión la ubicación del tiroteo y contradijo a otros testigos. Frente a los 97 años de prisión posibles, la sentencia de Vicente se redujo a nueve años. En el momento del tiroteo, Iglesias se estaba distanciando de su pandilla y trabajando con un programa de intervención de pandillas.

 

Otros casos

Este 16 de enero de 2019 también se espera la certificación de inocencia de Robert Bouto, un hombre que pasó la mitad de su vida en la cárcel, condenado injustamente por asesinato gracias a otra fabricación de pruebas del detective Reynaldo Guevara.

Tras numerosos casos de presuntas irregularidades por parte de Guevara, la Ciudad de Chicago hizo su propia investigación bajo el liderazgo del ex Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Illinois, Scott Lassar y su empresa, Sidley Austin.

En 2015, esa investigación descubrió que “es más probable que Bouto sea inocente del asesinato de Salvador Ruvalcaba”, según un comunicado de The Exoneration Project, un proyecto del la Universidad de Chicago que defienden a hombres y mujeres convictos que dicen ser inocentes de los delitos por los cuales están condenados.

Como se describe en la petición de Bouto de un certificado de inocencia, dos testigos que dijeron que Bouto era el tirador de Ruvalcaba admitieron posteriormente que Guevara los intimidó para que manipulen a Bouto con amenazas de arresto y otros acosos. El análisis de la escena del crimen en el Informe Lassar encontró que no había forma de que pudieran haber hecho una identificación positiva de Bouto de todos modos.

No había evidencia forense que vinculara a Bouto con el crimen y tenía dos coartadas de testigos que hasta el día de hoy insisten en que no era el asesino porque estaban con él en el momento del asesinato. Bouto está representado por Russell Ainsworth, Debra Loevy Reyes y Ruth Brown de The Exoneration Project en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us