La mamá del bebé abandonado en la basura

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Es una niña de 16.

La policía interroga a la menor que dejó a la criatura de horas de nacida en un tacho de basura en un callejón de Humboldt Park, en Chicago.

La policía informó el jueves que también están interrogando al padre del bebé para entender la razón de su negligencia y que puso en riesgo la vida del recién nacido, sobre todo porque Illinois es un estado con una Ley de Seguridad del Refugio, lo que significa que cualquier persona puede entregar a un bebé de 30 días o menos al personal de un hospital, estación de policía o departamento de bomberos, sin hacer preguntas.

Para suerte del bebé, los buenos samaritanos que lo encontraron salvaron su vida tras encontrarlo en el bote de basura en Humboldt Park.

Una mujer y su hija se dieron cuenta del bebé que tenía apenas unas horas de edad en el bloque 1700 de North Keystone Avenue el martes. Lo llevaron de prisa a una estación de bomberos cercana, donde los paramédicos realizaron medidas de salvamento en él.

El bebé fue trasladado a un hospital en estado crítico donde su condición se ha estabilizado desde entonces.

“No sé lo que es tener un hijo, estar embarazada y estar en una situación horrible en la que estás motivada a hacer algo como esto que casi parece diabólico, pero vengan a nosotros”, dijo el jefe de bomberos.

Familia pedía ADN

Este encuentro del bebé hizo que la familia de una joven de 19 años que está desaparecida y embarazada a punto de dar a luz justo en estos días, pidiera que se hiciera un examen de ADN porque posiblemente sea el hijo que espera la desaparecida.

Se trata del caso de la embarazada desaparecida Marlen Ochoa-Uriostegui, de 19 años, que fue vista por última vez el 23 de abril después de dejar la escuela secundaria de jóvenes latinos en Pilsen. Tenía nueve meses de embarazo cuando desapareció y tenía una fecha para dar a luz el 5 de mayo.

La familia de Ochoa-Uriostegui solicitó que se realizara una prueba de ADN para identificar si ella es la madre del bebé o no. La policía dijo que la chica con la que están hablando el jueves no es Ochoa-Uriostegui.

Ochoa-Uriostegui se describe como 5’3, con cabello castaño y ojos marrones, y algunas veces usa un pequeño anillo nasal. La última vez que la vieron fue vestida con un suéter gris, pantalones de chándal y una blusa granate con el logotipo de la Escuela Secundaria Juvenil Latina.

Marlen Ochoa-Uriostegui, de 19 años, fue vista por última vez el martes pasado después de dejar la escuela secundaria de jóvenes latinos en Pilsen.

Las autoridades recordaron que quien no desea criar a su hijo recién nacido puede entregarlo sin que le pregunten por qué renuncia a su hijo, pero que lo deje en un lugar seguro para la criatura.

Para comunicarse con la línea directa de BabySafe Haven, llame al 888 510-2229, o puede visitar Safe Haven o Safe Haven Abandoned Babies.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us