Se levantan los suburbios contra ICE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Cientos salieron a protestar en Arlington Heights.

El viernes pasado más de 200 personas se apoderaron de las calles con carteles para repudiar los anuncios de redadas masivas y los campos de detención en la frontera sur de la nación.

El centro de las protestas fueron los alrededores de las calles Northwest Highway y Arlington Heights Road en el centro de Arlington Heights. Portando carteles las personas expresaron su repudio a la política anti inmigrante de la administración Trump. “Tenemos que hacer algo” decían los manifestantes. El evento se llevó a cabo ese día en ciudades de todo el país, incluso en varios otros suburbios del área de Chicagos los esfuerzos de deportación planeados durante el fin de semana.

La protesta fue organizada por Lights for Liberty, que está “dedicada a los derechos humanos, y el principio fundamental detrás de la democracia de que todos los seres humanos tienen derecho a la vida, la libertad y la dignidad”, según su sitio web.

La protesta fue ampliamente cubierta por el Chicago Tribune que entrevistó a muchos manifestantes como la familia de Kevin Gross, residente de Arlington Heights, que emigró a los Estados Unidos desde Polonia, Letonia e Inglaterra. “Estamos aquí, porque nuestro presidente está cometiendo un grave error y está poniendo en peligro sus vidas”, dijo Gross. “He sido abogado durante casi 22 años y respeto el estado de derecho, pero creo que cuando hay una crisis internacional de salud en la que otros huyen por sus vidas, luchan por sobrevivir, creo que eso es igual o incluso más importante”, dijo al Tribune.

Gross tiene una hija de 5 años, Gianna, que también asistió a la vigilia. Su esposa, Michelle, dijo que el problema ha tenido un efecto más profundo en la pareja debido a su pequeña hija. “¿Cómo puedo guardar silencio cuando mi hija tiene todas las oportunidades para prosperar, ser educada y hacer una diferencia en la sociedad y luego hay niños en jaulas separadas de sus padres?”, Preguntó Michelle Gross. “Este es un tema muy apasionado para mí como persona y como madre”, agregó al Tribune.

La protesta recibió el apoyo de la comunidad que al pasar con sus autos tocaban sus bocinas en señal de apoyo.

El mitin fue avivado por los discursos de los activistas Erika Burch de Lights for Liberty, la Reverenda Corey Brost de la Casa de Hospitalidad de Viator, que apoya a los solicitantes de asilo, y la Senadora estatal Ann Gillespie, D-Arlington Heights. Los residentes del área y otros clérigos se encontraban entre los participantes.

El evento concluyó cuando los manifestantes sostuvieron velas encendidas después del atardecer y cantaron una canción de cuna al unísono para mostrar su apoyo a los niños migrantes detenidos en las cárceles.

El reportaje del Chicago Tribune también destacó la presencia de personas como Hal Snyder, un administrador de la Biblioteca Pública de Palatine que vive en Arlington Heights, es voluntario de la Red de Acción Save the Children. “Buscar asilo no es un delito. Las condiciones inhumanas sobre las que escuchamos en los centros de detención de niños en Texas y en otros lugares son desgarradoras e inaceptables”, dijo Snyder al Tribune, un abuelo de cinco años. “Todos los niños tienen derecho a una alimentación adecuada, alojamiento, atención médica, supervisión y educación”.

 

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us