350 días de cárcel por chistoso

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Llamó al 911 para cubrir su salida adelantada del trabajo.

Los cumplirá en la cárcel del condado de Lake y tendrá que pagar $1,227 en multas y honorarios de la corte.

En Mundelein, Antonio P. Fletcher, de 47 años, debe estar arrepentido. El 6 de mayo pasado a eso de las 1 de la tarde le dio flojera seguir trabajando y decidió salir temprano con una idea que le pareció genial: llamar al 911 y decir que había un pistolero en su centro de trabajo y que todos corrían peligro.

Y fue del dicho al hecho. Hizo la llamada y efectivamente llegaron a su centro de trabajo los escuadrones de la policía y destacamentos antiterroristas y muchas unidades de emergencia. Efectivamente todos los trabajadores fueron desalojados… pero oh sorpresa no fueron enviados a sus casas sino volvieron al trabajo.

Lo malo para Antonio P. Fletcher, de 47 años, es que la policía iba a descubrir que había mentido y esa llamada falsa le iba a salir muy caro. Fletcher ahora es acusado de afirmar falsamente que un pistolero estaba en su lugar de trabajo como un plan para dejar el trabajo temprano. Sabiamente, se ha declarado culpable de conducta delictiva desordenada, este miércoles.

Como parte del acuerdo de culpabilidad, cumplirá 350 días en la cárcel del condado de Lake y tendrá que pagar $1,227 en multas y honorarios de la corte. Fletcher recibirá crédito por los 93 días que ha pasado en la cárcel en espera de juicio.

Fletcher, de la cuadra 400 de East Hawley Street en Mundelein, llamó al 911 alrededor de la 1:15 p.m. El 6 de mayo y afirmó que había un hombre con una pistola amenazando a los trabajadores dentro de Ruprecht Co. en Mundelein, dijo la policía. Los oficiales que respondieron se enteraron de que no había otras quejas de un hombre armado, pero ordenaron la evacuación del edificio. La policía buscó, no encontró nada y permitió a los empleados regresar al trabajo.

Más tarde en la tarde, los investigadores supieron que la llamada al 911 se había hecho en el teléfono celular de Fletcher. Fletcher había estado trabajando desde las 6 a.m. y se fue temprano, luego hizo la llamada para que sus supervisores no se dieran cuenta de que se había ido, según la policía de Mundelein.

Fletcher se paró en silencio ante la jueza del condado de Lake, Patricia S. Fix, el miércoles por la mañana mientras ella le informaba sobre sus derechos. La conducta desordenada de delito grave conlleva un castigo de hasta tres años de prisión y multas de hasta $25,000.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us