Redadas de ICE afectan salud mental

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Según estudio de American Journal of Public Health.

Estudio no prueba que los arrestos afecten directamente la salud mental, pero los estados con mayores tasas de arrestos tuvieron un mayor número de días de mala salud mental.

Los investigadores examinaron datos sobre personas que se identificaron como hispanas o latinas en encuestas de salud conductual representativas a nivel nacional que se administraron de 2014 a 2018. En general, más de un tercio de estos participantes informaron al menos un día de problemas de salud mental en el mes anterior, y alrededor del 11 por ciento reportó angustia mental frecuente.

Durante el período de estudio, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) realizó 440,601 arrestos, anotó el equipo del estudio en el informe. Los arrestos aumentaron drásticamente después de una serie de órdenes ejecutivas contra la inmigración en 2017 que autorizaron un muro fronterizo con México, prohibieron la entrada a los EE. UU. para personas de varios países predominantemente musulmanes y modificaron las políticas de ICE sobre arrestos y deportaciones.

Los cambios en las tasas de arresto varían según el estado. Pero cada aumento de 1 punto porcentual en la tasa de arresto de inmigración de un estado después de estos cambios en la política de inmigración se asoció con resultados de salud mental significativamente peores para los latinos en el estudio.

Según las políticas de inmigración actuales, es posible que los arrestos de inmigración puedan conducir a una mala salud mental al aumentar los temores de deportación entre las personas indocumentadas y sus familias y vecinos, escriben los autores del estudio. Las personas de las poblaciones objetivo de estas políticas de inmigración también pueden experimentar más discriminación, lo que empeora la salud mental.

ICE ha arrestado a más de 2 millones de inmigrantes que viven sin autorización en los EE. UU. desde 2008, señalan los investigadores. Algunas investigaciones previas sugieren que la ansiedad relacionada con la inmigración podría tener un impacto perjudicial en la salud mental, particularmente entre los grupos raciales/étnicos que han sido desproporcionadamente atacados para su arresto y deportación.

Durante todo el período de estudio, los participantes informaron un promedio de 3,62 días de mala salud mental durante el mes anterior.

El estudio no puede probar que los cambios en las políticas o las tasas de arresto puedan afectar directamente la salud mental. Otra limitación es que los investigadores carecían de datos sobre si los participantes individuales habían experimentado discriminación o estaban al tanto de arrestos de inmigración o habían sido afectados personalmente por los cambios de política.

Los investigadores tampoco pudieron explicar ninguna conexión entre los cambios en los arrestos de inmigración a nivel estatal y la proporción de residentes indocumentados.

editor

Leave a Replay

About Me

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us