Otra vez a protestar

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Chicago en la incertidumbre tras el Fallo en Kentucky.

Decenas de manifestantes exigen justicia por Breonna Taylor en Chicago mientras el gobernador puso a la Guardia Nacional en alerta antes de que se anunciara la decisión del gran jurado.

 

La sombra de lo saqueos vuelve sobre la ciudad de Chicago y suburbios luego que decenas de personas salieron a las calles de la ciudad exigiendo justicia por el caso de Breonna Taylor. Y sobre todo porque en estos días se anunciaron otras manifestaciones que pueden terminar en violentas y los posibles saqueos.

Funcionarios de Chicago e Illinois exhortaron a los residentes a manifestarse de manera pacífica tras darse a conocer la decisión de un gran jurado sobre el tiroteo en que murió Breonna Taylor. Sin embargo, no se anunciaron cierres preventivos en preparación a manifestaciones potenciales.

“Hemos experimentado muchas cosas este verano, y hemos visto casos en los que protestas pacíficas se tornan violentas”, dijo la alcaldesa Lori Lightfoot. “Vamos a hacer todo los posible para proteger el derecho a la libertad de expresión”, dijo la alcaldesa. “Cuando la gente cruce una línea, vamos a estar listos para responder de manera apropiada”.

“Tenemos una decisión que hacer, así es como vamos a responder a esta noticia, como vamos a honrar el legado de Breonna Taylor. Mi esperanza es que todos, más allá de nuestra perspectiva sobre este veredicto, respondamos de manera pacífica”.

Por su parte, el gobernador J.B. Pritzker puso a la Guardia Nacional en alerta antes de que se anunciara la decisión del gran jurado.

También el superintendente de la policía, David Brown, prometió que sus oficiales van a proteger a las personas que se manifiesten de manera pacífica.

 

Violencia en Louisville

El miércoles por la noche se registraron los primeros hechos violentos en Louisville, Kentucky, donde se informó que un oficial de LMPD recibió un disparo este miércoles por la noche en el centro de Louisville.Otro oficial también fue herido de bala.

Pocos detalles estaban disponibles de inmediato, pero las autoridades confirmaron que el tiroteo ocurrió en Brook Street y Broadway alrededor de las 8:30 p.m.. Las calles de la ciudad se llenaron de manifestantes este miércoles tras la decisión del gran jurado de no acusar directamente a ninguno de los tres agentes de la LMPD por la muerte de Breonna Taylor.

Un gran jurado anunció que uno de los implicados en el suceso, el exagente Brett Hankinson, fue acusado de tres cargos; mientras que los otros dos policías no serán acusados porque su uso de la fuerza estuvo «justificado».

Un oficial, Brett Hankison, fue acusado de tres cargos de poner en peligro sin sentido por su participación en la redada en la casa de Taylor. Hizo 10 tiros desde el exterior de su apartamento, varios de los cuales terminaron yendo a unidades adyacentes. Por eso fue despedido y acusado el miércoles.

De los dos oficiales que recibieron disparos de bala en Louisville durante protestas, uno de ellos está en condición estable mientras el segundo se encuentra bajo cirugía. Un sospechoso está en custodia de las autoridades.

 

Breonna Taylor.

Taylor, una trabajadora médica de emergencia de 26 años y su compañero Kenneth Walker estaban dormidos en su casa cuando sucedió la balacera el pasado 13 de marzo. Ella recibió al menos cinco balazos.

Un gran jurado de Kentucky decidió este miércoles acusar a un policía de cargos criminales por la muerte de la afroestadounidense Breonna Taylor, quien fue baleada fatalmente durante una orden de registro en su vivienda, un incidente que desató protestas a nivel nacional sobre la justicia racial en Estados Unidos.

El panel envió su decisión a un juez sobre el agente despedido Brett Hankison, señalándolo de tres cargos de poner en peligro sin razón a una persona ( wanton endangerment), pero no acusó a los otros dos oficiales involucrados en el hecho. No se dieron más detalles sobre este caso.

El fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, dijo poco después de la decisión del gran jurado que su trabajo como fiscal especial en este caso «fue dejar de lado las emociones e investigar los hechos para determinar si las violaciones criminales de la ley estatal resultaron en la pérdida de la vida de la señora Taylor».

Cameron indicó que si es declarado culpable, el oficial de la policía Hankison podría ir a la cárcel por «hasta cinco años por cada cargo» y agregó que su oficina «está preparada para probar estos cargos en el juicio».

 

Despedido

El único policía acusado en este caso, Hankison, fue despedido el 23 de junio a través de una carta en la cual le criticaban haber violado las normas del departamento mostrando «extrema indiferencia por el valor de la vida humana» por haber disparado diez veces «sin sentido y a ciegas» en el apartamento de Taylor.

La madre de Taylor, Tamika Palmer, alegó en una demanda civil que la Policía usó información errónea cuando ingresaron al apartamento de su hija, ejecutando una orden de allanamiento para buscar narcóticos, pero no encontraron nada dentro de la vivienda.

El reconocido abogado de derechos civiles Ben Crump, que representa a la familia de Breonna Taylor, describió el anuncio del gran jurado como «indignante y ofensivo». Crump señaló que ninguno de los cargos anunciados este miércoles parece relacionarse directamente con el tiroteo fatal de Taylor.

«Si el comportamiento de Brett Hankison fue un peligro injustificado para las personas de los apartamentos vecinos, entonces también debería haber sido un peligro injustificado en el apartamento de Breonna Taylor. De hecho, debería haberse dictaminado un asesinato sin sentido ”, dijo Crump en un tuit.

 

$12 millones

La ciudad de Louisville, Kentucky, acordó pagarle 12 millones de dólares a la madre de Breonna Taylor y reformar las prácticas policiales como parte del acuerdo para resolver la demanda civil.

Con este acuerdo se pone fin a las acciones civiles, pero no a la investigación criminal. Los tres policías que participaron en la operación donde murió Taylor, que no habían activado las cámaras corporales, escribieron un informe plagado de errores. Uno de los agentes fue despedido y los otros dos fueron suspendidos.

editor

Leave a Replay

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us