Liberación de Dennis

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

DENNIS MEJÍA PEÑA FUE DEVUELTO A SU MADRE

Acción para dar Gracias.

El 8 de noviembre desde la 1 de la tarde, su madre Nolvia Ruth Peña Martínez se plantó en la puerta de la organización que tenía a su hijo y anunció que no se movería hasta que le devolvieran su custodia. El lunes 20 de noviembre se lo entregaron.

POR EDUARDO ALEGRIA

Sin embargo el clamor de esta madre y su valiente determinación de iniciar una vigilia en la puerta de la organización Heartland Alliance ubicada en 4822 North Broadway, Chicago, que tenía en custodia a su hijo por orden del ICE, no mereció la cobertura de la mayoría los medios de comunicación, sólo NUEVA SEMANA le dio la importancia del caso y le dedicó su portada en la edición del 10 de noviembre.

Este lunes, tras ser liberado y entregado a su madre, todos los medios de comunicación se volcaron a cubrir su historia, sobre todo cuando llegó a Waukegan, donde vive su madre, y fue recibido en medio de aplausos y lágrimas de felicidad.

“Sólo hablaba 20 minutos a la semana con mi mamá, no era justo lo que me pasaba, yo quería estar con mi mamá y no me dejaban, siempre decían que eran trámites que no se podían cumplir y puras disculpas, pero el hecho era que yo no me podía reunir con mi madre pese a que estábamos en la misma ciudad. Demoraron casi dos meses para entregarme a ella”, dijo emocionado el joven hondureño que salió huyendo su país porque era perseguido por las pandillas de su pueblo y por estar cansado de la violencia de su padre que lo golpeaba desde niño.

Nolvia Ruth Peña Martínez, la valerosa madre que movió cielo y tierra para reencontrarse con su hijo, dijo emocionada que primero que nada agradecía a Dios por regresarle a su hijo, y en segundo lugar a Julie Contreras de LULAC quien se la jugó con ella para liberar a Dennis.

“Dios escuchó mis plegarias, gracias a él se atravesaron en mi camino personas de buena voluntad que me ayudaron en mi lucha, como Julie Contreras y algunos medios de comunicación que desinteresadamente publicaron mi historia. A todos muchas gracias por su ayuda”, dijo al borde de las lágrimas mientras abrazaba incansable a su hijo.

Los representantes de la organización Heartland Allianceno le entregaban a su hijo pese a falsas promesas. Esta organización se hizo cargo del menor Dennis Mejía Martínez de 17 años, por orden de la oficina gubernamental Customs & Border Protection.

El menor llegó al país por la frontera y de inmediato pidió refugio pues venía huyendo de la violencia y de sufrir abuso y maltrato de parte de su padre.

Según contó la madre del menor, Nolvia Ruth Peña Martínez, a NUEVA SEMANA, ambos fueron víctimas de violencia doméstica severa y huyeron de Honduras. Ella se vino primero a los Estados Unidos en 2013con su otro hijo menor, escapando de los abusos violentos y amenazas de muerte de su ex esposo. “Tuve que dejar a mi Dennis escondido con mi hermana porque era imposible venirme con los dos al mismo tiempo”, dijo.

Triste historia

El drama comenzó porque en diciembre de 2016 murió la hermana de Nolvia Peña, que estaba a cargo del menor. Desde entonces ella vivía un calvario porque no sabía qué iba a pasar con su menor hijo. Todo se agravó porque las pandillas tomaron el control de la humilde choza en la que vivía su hijo con otros familiares y amenazaron su vida sino se integraba a las pandillas.

Desesperado su hijo le creyó a un hombre que dijo que lo iba a traer a Estados Unidos para trabajar. Fue una mentira y el hombre lo llevó a México desde donde empezó a extorsionar a Nolvia Peña para no hacerle daño al menor. Por suerte Dennis se escapó y vivió solo por 10 meses en México hasta que participó en una Caravana de la Santísima Virgen acompañando a un sacerdote.

Fue así que llegó al puerto de entrada de Estados Unidos de Laredo el 27 de octubre pasado. Fue entonces que Nolvia Peña pidió ayuda a Julie Contreras del Comité Nacional de Asuntos de Inmigración de LULAC, quien de inmediato viajó hasta Laredo acompañada del abogado Brooke Lautz, quien representó al menor ante los representantes de Customs & Border Protection.

Pidieron refugio para el menor y Customs & Border Protection, mientras resuelve el caso, envió al menor Dennis Mejía a la Oficina de Refugiados y Reasentamiento (Office of Refugee Resettlement, ORR) el 28 de octubre de 2017, que a su vez encargó la custodia a la organización Heartland Alliance.

Ante esta medida la madre ha presentado todos los documentos apropiados a través del abogado del niño y de LULAC en nombre de la madre, a la organización Heartland Alliance que alberga a los menores refugiados aquí en Chicago.

Nolvia Ruth Peña Martínez, la madre de Dennis Mejía, suplicaba que le devolvieran a su hijo. «Proporcioné todos los documentos para demostrar que soy su madre y que soy capaz de cuidar a mi hijo. Mi hijo y yo hemos sufrido durante años por abuso de su padre. Todos escapamos y ahora mi pobre hijo está siendo castigado por ser una víctima que busca ayuda», dijo.

Peña Martínez informó que el lunes 6 de noviembre un director de Heartland Alliance le confirmó que recibió todos los documentos presentados por ella y le informó que para el miércoles 8 de noviembre el niño sería dado de alta (entregarle la custodia). “Pero ese día por la noche, martes 7 de noviembre a las 8:30pm, me informaron que mi hijo permanecerá detenido y no me identificaron ningún marco de tiempo y la mujer en el teléfono no quiso revelar su nombre”, denunció.

Recibió apoyo

La Pastora Emma Lozano de la Iglesia Metodista Unida Lincoln dijo que “lo que Dios ha unido, ningún hombre puede separarse. Esto incluye Heartland Alliance. Es contra la ley de Dios mantener a un niño alejado de la madre que Dios le ha dado», afirmó.

Julie Contreras del Comité de Asuntos Migratorios de LULAC y Santuario de Nuestra Señora de Suyapa, dijo por su parte que “la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño establece pautas internacionales para el cuidado y los derechos de los niños. Mantener a Dennis Mejía Martínez detenido o encarcelado en un ‘hogar’ para niños refugiados por un tiempo inapropiado, especialmente cuando su madre biológica que es su tutor legal está lista, dispuesta y capaz de cuidar a su hijo; esta es una completa violación de los derechos de este niño según el derecho internacional”.

Dijo que la Oficina de Refugiados y Reasentamiento (ORR) es una entidad del gobierno y tiene contratos con organizaciones como Heartland Alliance en Chicago. Algunos niños permanecen en estos centros de detención durante meses o años y los activistas han denunciado que los afectos emocionales son devastadores. Heartland Alliance ha recibido aproximadamente $30 millones en fondos federales para apoyar su trabajo con menores no acompañados.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us