Los hermanos Godinez

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Acaban mal miembros de la pandilla Almighty Saints.

El menor de ellos, Ernesto, saltó a la fama tras ser arrestado acusado de dispararle hace unos días a un agente ATF. El mayor, “El Gordo” Rodrigo jefe de la pandilla, esta semana fue capturado por narcotráfico; y el intermedio, Manuel, fue asesinado a tiros en diciembre por una pandilla rival.

Oficialmente no se ha dicho la causa por la cual Ernesto Godínez en la oscuridad del amanecer del viernes le disparó a agentes federales encubiertos que estaban de civil. A uno de ellos, una de las balas le cayó en la cara y está grave. Ernesto no sabía que eran agentes que estaban trabajando en una investigación de pandillas.

Extraoficialmente se cree que les disparó porque vio a los agentes manipulando el carro de su hermano “El Gordo” Rodrigo, pensando que eran ladrones. Lo que no sabía el pandillero, era que los agentes estaban colocando un dispositivo de rastreo en el carro de su hermano que era seguido de cerca por sus actividades con el narcotráfico. Mala suerte para él, pues tras hacer sus disparos, los agentes le respondieron también con disparos y entonces tuvo que salir huyendo.

Después del incidente, los agentes federales y la policía desataron durante todo el fin de semana pasado una espectacular cacería casa por casa en el Barrio de las Empacadoras para dar con su paradero.

Asustado y desesperado, Ernesto terminó entregándose a la justicia el lunes a las 8 de la noche, acompañado de un abogado, para evitar ser cazado por los agentes del orden y quizás hasta terminar muerto en el intento por atraparlo.

Las investigaciones determinaron que las cámaras de vigilancia captaron a Godínez en un callejón momentos antes de que sonaran siete disparos. Documentos de la acusación federal publicadas el martes sostienen que el tiroteo fue en Hermitage Ave. y una bala le dio en la cara a un agente de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF).

Como era de esperarse, Ernesto Godínez no recibió fianza y si es declarado culpable enfrenta hasta 20 años de prisión. El martes, un día antes de su cumpleaños 28, fue su audiencia y la sala estuvo llena de decenas de agentes de la ATF y la prensa. La juez federal María Valdez, ordenó que Godinez permaneciera bajo custodia hasta la audiencia de detención el 17 de mayo.

Caída de “El Gordo”

El mismo lunes por la noche cuando se entregó Ernesto, los agentes federales capturaban a eso de las 9 de la noche a su hermano mayor Rodrigo «Gordo» Godínez (37), en la casa de la familia ubicada en el Barrio de las Empacadoras.

Su captura era el resultado de meses de seguimiento a sus actividades ilícitas vinculadas al narcotráfico. “El Gordo” es señalado como el jefe de la pandilla Almighty Saints.

Según los documentos de la fiscalía, “El Gordo” era seguido por los agentes de la ATF desde hace meses producto de una extensa investigación por su participación en actividadesde tráfico de drogas. Para seguirlo, los oficiales, durante al menos dos meses, usaron un oficial encubierto que grabó sus conversaciones, interceptaron su teléfono e incluso lo habían vigilado de forma aérea cuando el 20 de marzo “El Gordo” visitó una de las guaridas donde guardaban las drogas, ubicada en el área de la Calle 44. y Wolcott Ave.

 

Extenso historial

Los documentos de los fiscales muestran que los hermanos Godínez tenían una extensa carrera delincuencial.

Ernesto, por ejemplo, fue acusado en 2011 de intento de homicidio por un tiroteo en Back of theYards, y luego recibió un cargo separado de uso ilícito agravado de un arma por un incidente en marzo de 2012 mientras estaba bajo fianza, según muestran los registros judiciales. Terminó resolviendo ambos casos en 2015 al declararse culpable de disparo con agravantes de un arma de fuego y uso ilícito agravado de un arma y fue sentenciado a cinco años de prisión. Los registros muestran que fue liberado a principios de 2016 y completó su libertad condicional en enero.

También tiene arrestos por delitos menores por tener contactos con pandilleros de renombre, conducta imprudente, asalto agravado, posesión de marihuana y daños criminales a la propiedad, pero la mayoría de esos cargos fueron desechados, según los registros.

“El Gordo” tiene más historial y se remonta a 1998. Tiene condenas por posesión de marihuana, posesión de armas y otra condena por narcóticos, cada una de las cuales da como resultado una sentencia en un boot camp, según los registros. En un caso separado, fue condenado a 3 años y medio de prisión en 2012 por una condena de posesión de marihuana y arma de fuego. Es señalado como el jefe de la pandilla Almighty Saints.

 

Final fatal

El otro de los hermanos, Manuel, fue asesinado a tiros en diciembre pasado en un ataque con rifles a la vuelta de la esquina de donde el agente resultó herido, según fuentes policiales. Se presume que fue abatido por miembros de la pandilla La Raza, que es rival a muerte de la pandilla Almighty Saints.

Según los documentos fiscales, las pandillas Almighty Saints y La Raza cada que se enfrentan usan rifles estilo militar.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us