Chicago al borde del caos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Alerta por veredicto de Jason Van Dyke.

Este fin de semana el jurado dirá si el policía que mató de 16 balazos a Laquan McDonald en 2014 es culpable o inocente. Si lo absuelven, es posible que arda Chicago.

Ayer jueves, el diario Chicago Tribune reveló que el Departamento de Policía tiene lista una Orden para los oficiales que cancela los días de descanso para el departamento de aproximadamente 13,000 personas si se producen protestas generalizadas. Sus turnos habituales de 8 1/2 horas se extenderán a 12 horas a partir del jueves.

“El superintendente de la Policía de Chicago, Eddie Johnson, le dijo al Tribune que los agentes vestirán sus uniformes regulares y seguirán las protesta, permitiendo que se desarrollen manifestaciones pacíficas. Johnson dijo que el público no verá a los oficiales desplegados en ropa estilo militar o equipo antidisturbios a menos que surja la necesidad. Dicho equipo estará fácilmente disponible, y destacó que el departamento estará listo para responder según sea necesario”, publicó el diario.

Como se recuerda cuando a fines de 2015 un juez obligó a la policía a publicar el video sobre la intervención de Laquan McDonald, la comunidad quedó pasmada al ver cómo el agente Jason Van Dyke descargó su arma disparándole 16 tiros a McDonald, cuando éste sólo tenía un puñal en la mano y no estaba atacando a nadie, sólo caminaba desafiante ante los policías.

La reacción de repudio no se hizo esperar y decenas de protestas se realizaron en distintas partes de la ciudad causando destrozos en negocios y muchos arrestos.

 

Solo quería desarmarlo

Para echar más leña al fuego, este martes el agente Jason Van Dyke de 40 años, dijo al jurado en su defensa que descargó su arma contra McDonald de 17 años porque “quería hacer blanco en el cuchillo que blandía el sospechoso”. Le metió 16 balazos porque “sólo quería desarmarlo”.

«Aun caído en el suelo, con la mirada perdida y un rostro inexpresivo, él no soltó el cuchillo, a pesar de que yo le grité que lo arrojara», dijo el policía al jurado cuando testificó esta semana. Poco después se puso a llorar para tratar de conmover a los miembros del jurado.

«Yo quería eliminar la amenaza del cuchillo», reiteró el ex oficial.»Le grité varias veces que se detuviera y que dejara caer el cuchillo, pero no lo hizo», afirmó al tiempo de narrar cómo es que enfrentó a McDonald al salir de su patrulla. “Me encontré con un joven afroamericano del sexo masculinovestido con una capucha negra y pantalones jean con un puñal en la mano», dijo.

Hoy el agente Van Dykees acusado de seis cargos de homicidio en primer grado, 16 de agresión agravada y un cargo de mala conducta en el puesto.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us