Despecho mortal

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Minuto a minuto del tiroteo en el hospital Mercy de Chicago.

El siguiente es un recuento cronológico de lo ocurrido el trágico lunes 19 de noviembre recopilado de la versión policial y los testimonios de testigos y familiares contados en los medios de comunicación. Esto es más o menos lo ocurrió esa tarde:

 

POR EDUARDO ALEGRIA

 

3:20 pm

La Dra. Tamara O’Neil (38) salió apurada de la Sala de Emergencias del Hospital Mercy de Chicago tras terminar su turno y se dirigió al lote sur de estacionamiento donde estaba su auto. Al llegar a su carro para irse a casa a descansar un poco y poder coordinar las actividades por Acción de Gracias con sus familiares y amigos de la iglesia a la que acude cada domingo, se encontró con alguien que no se lo esperaba: Juan López, su ex prometido. Tamara y Juan iban a casarse el 27 de octubre de 2017, según se habían registrado en la tienda Bed, Bath &Beyond para regalos de matrimonio. Sin embargo a fines de septiembre Tamara informó a la familia e invitados que la boda se había cancelado. No explicó cuál era la razón.

 

3:25 pm

Juan López de 32 años se le acercó y le increpó por el anillo de compromiso que le dio el año pasado. Le pidió que se lo devolviera y al mismo tiempo le reclamó por su truncado matrimonio. Tamara le dijo que no tenía el anillo con ella y se enfrascó en López en una agria discusión que poco a poco empezó a subir de tono. Curiosamente se supo que el día anterior ambos habían ido junto al servicio religioso en Indiana.

 

3:28 pm

La discusión entre la pareja de ex prometidos se hizo más violenta verbalmente y los gritos e insultos llamaron la atención de un amigo deO’Neil que pasaba por allí, se acercó a la pareja y trató de intervenir. López la expulsó con groserías al tiempo de levantarse la camisa y mostrarle un arma que tenía en la cintura. La persona salió despavorida y de inmediato se refugió en el hospital al tiempo de dar parte a los de seguridad y llamar al 911.

 

3:30 pm

Mientras en el hospital comenzaron a llamar al 911, en la explanada sur de estacionamiento donde estaba la pareja discutiendo, se escucharon varios disparos. Héctor Avitia le dijo a CBS Chicago que él estaba esperando por los resultados de un examen dentro del hospital cuando vio a un hombre vestido de negro que estaba en el estacionamiento disparando varias veces contra alguien que estaba en el suelo. (Se trataba de la Dra. O’Neil quien recibió un primer disparo en el pecho y luego otros tres en el cuerpo cuando ya estaba en el suelo, según el informe forense).

Otro testigo, Steve White, le dijo a CBS Chicago que él estaba esperando en el cuarto de emergencia cuando vio a un hombre en el estacionamiento disparando repetidamente contra una mujer que estaba con mandil de médico y que yacía en el suelo. Dijo que luego vio al hombre correr hacia dentro del hospital y escuchó otros disparos, inmediatamente le contó a todos en el cuarto de emergencias para que se pongan a resguardo.

James Gray, otro testigo le dijo a los reporteros que él vio que después que O’Neal cayó al suelo, López “le disparó tres veces más”.

A unas cuadras del hospital el Oficial Samuel Jiménez de 28 años del Distrito 2 que se unió a la fuerza policial en febrero de 2017 y acababa de terminar su período de prueba como oficial, recibió con su compañero de patrulla la llamada de emergencia de los disparos. Aún cuando él y su compañero fueron asignados a otro lugar respondieron de inmediato a la llamada y corrieron hacia el hospital.

 

3:35 pm

Llega la primera patrulla al lugar del incidente con el oficial Jiménez a bordo y sin que tuvieran chance de salir del carro, López les empezó a disparar. Los oficiales respondieron al ataque obligando a López a correr hacia dentro del hospital a refugiarse mientras seguía disparando.

En el interior del hospital todo es un loquerío y los empleados y pacientes corrían despavoridos para refugiarse por donde podían.

Jennifer Eldridge estaba trabajando en la farmacia del hospital cuando escuchó tres o cuatro disparos que parecían provenir del exterior. En segundos colocó una barricada en la puerta, según lo había practicado en los simulacros por si hay un atacante activo. Luego hubo seis o siete disparos más, ahora mucho más cerca, justo afuera de la puerta. “Podía captar que él ya estaba dentro del vestíbulo. Se oían gritos”, recordó.

La puerta se sacudió, y Eldridge creyó que era el agresor que intentaba entrar. Unos 15 minutos después, calculó, un miembro de un equipo especial de la policía tocó en la puerta, ingresó y se la llevó. Miró al piso y vio sangre, pero ningún cadáver. “Tal vez fueron 15 minutos, pero parecieron una eternidad”, le dijo a un reportero.

 

3:38 pm

El atacante López estaba fuera de sí y empezó a disparar a diestra y siniestra pero sin herir a nadie. En medio de ese momento de locura se abrió el ascensor y salió de él DanyaLess, una joven de 24 años que terminaba su turno como farmacéutica de primer año. Era asistente de farmacia y se acababa de graduar de la Universidad de Purdue. Sin darse cuenta de lo que ocurrió se encontró cara a acara con el pistolero quien le disparó varios tiros en el cuerpo. La joven murió casi en el acto.

En esos momentos entraron al vestíbulo el oficial Samuel Jiménez y su compañero tratando de reducir al pistolero.

Lo segundos fueron eternos para los testigos que estaban escondidos bajo los escritorios y muebles del lugar, mientras los disparos no paraban. En uno de esos instantes, el oficial Samuel Jiménez se enfrentó al pistolero e intercambió disparos cara a cara, recibiendo varios impactos mortales en su cuerpo, pero hiriendo igualmente al agresor.

 

3:40 pm

Las balas seguían zumbando en el área de recepción del hospital porque habían llegado otros oficiales que se sumaron al ataque contra el pistolero, quien no cesaba de disparar a pesar de estar herido. El oficial Jiménez le había dado un balazo en el abdomen y estaba muriendo.

El infierno continuaba interminable cuando se pronto todo se quedó en silencio porque el oficial al mando ordenó cese al fuego pues se había dado cuenta que el atacante no respondía a los disparos. Cuando se acercaron cuidadosamente al pistolero, descubrieron que éste se había pegado un balazo en la cabeza, según lo confirmó el martes por la tarde la oficina del médico forense del Condado de Cook.

El Chicago Sun Times publicó que la pistola que López utilizó en los asesinatos fue una pistola semiautomática Glock de 9 mm comprada en Shore Galleries en Lincolnwood en 2012. Fue una de las cuatro armas que López compró durante un período de cinco años, según la policía.

 

 

JOSÉ LÓPEZ TENÍA UN HISTORIAL VIOLENTO EN SU CASA Y SU TRABAJO

¿Quién era el pistolero despechado?

El Chicago SunTimes descubrió que el pistolero del Hospital Mercy era acosador y violento.

 

Según el reportaje publicado el martes, el pistolero José López tenía un historial de acosador pero que sin embargo eso no fue un obstáculo legal para poseer un arma. “Antes de disparar en el Mercy Hospital, Juan López amenazó, acosó a su esposa y se acostó con una pistola debajo de la almohada, según documentos judiciales”, dice la nota.

De acuerdo al reportaje “cuando la esposa de López se preparó para dejarlo en 2014, quejándose de que una vez le apuntó con un arma a un agente de bienes raíces, ella dijo que amenazaba con aparecer en su lugar de trabajo y ‘causar una escena’ si lo dejaba”.

López poseía una tarjeta de identificación válida de propietarios de armas de fuego y una licencia para portar objetos ocultos. Las autoridades dicen que no había nada en su pasado para evitar que López obtuviera armas. La ley estatal prohíbe que las personas con órdenes judiciales de protección existentes contra ellos obtengan una tarjeta FOID. La ex esposa de López obtuvo una orden de protección de emergencia contra él a fines de 2014, pero los registros muestran que estuvo vigente por solo 16 días, lo que no es suficiente para afectar su estado de FOID. Los registros judiciales muestran que fue desestimado por ‘falta de enjuiciamiento’, de acuerdo al Sun Times.

López nunca fue acusado de un delito en relación con esa orden de protección.

El Sun Times también publicó la versión de una portavoz de Ingalls Memorial Hospital que confirmó que López había trabajado como guardia de seguridad allí en 2013 y 2014, y por separado durante varios meses en 2015. De Paul University  también confirmó que se había matriculado como estudiante graduado, en busca de un título en servicio público. Obtuvo una licenciatura en la escuela en 2013.

La Autoridad de Vivienda de Chicago dijo que López fue contratado como especialista asociado en programas en febrero de 2018. Trabajó en el centro de atención al cliente en el Loop.

El diario indica que el historial de amenazas de López se remonta a esa época, según los registros judiciales y los comentarios de las autoridades del martes.

“Hace cinco años, López supuestamente amenazó con disparar a la Academia de Bomberos de Chicago, dijo Larry Langford, un portavoz del departamento de bomberos. López había sido disciplinado por «conducta impropia hacia las mujeres», y él amenazó a sus compañeros de clase, dijo Langford”, publica el Sun Times.

También dice el reportaje que a fines de 2014, la mujer con la que López se había casado en 2008 buscó una orden de protección contra él, según los registros. No solo decía que ella había comenzado a separarse de él, sino que decía que él había estado durmiendo con una pistola debajo de la almohada y había dejado la pistola donde el hijo de la pareja podía alcanzarla.

La mujer afirmó en su petición que López había sacado un arma varias veces. Una vez, dijo, salió corriendo con un arma para buscar a un vecino por el que se sentía amenazado. Luego, el 22 de noviembre de 2014, supuestamente “se olvidó de una evaluación programada del apartamento, sacó el arma y la apuntó al agente de bienes raíces”.

Finalmente, cuando se dio cuenta de que ella se estaba preparando para dejarlo, López comenzó a amenazarla, dijo la mujer. El 1 de diciembre de 2014, el día en que solicitó la orden de protección, ella dijo que le envió un mensaje de texto. Ella dijo que él amenazó con «venir a mi trabajo y causar una escena».

López había amenazado con disparar en la Academia de Bomberos de Chicago hace casi cinco años, después de que fue despedido por «conducta impropia» hacia mujeres ahí, dijo el Departamento de Bomberos. López, amenazó a sus compañeros de generación, según el portavoz del departamento, Larry Langford. «Fue acusado de conducta agresiva e impropia hacia las mujeres en la academia», dijo Langford. «Fue disciplinado y despedido».

Langford no pudo especificar si las mujeres eran compañeras candidatas en la academia u otro personal del departamento. «Tenía problemas», dijo Langford. «No se llevaba bien”. «No completó exitosamente su entrenamiento y fue despedido antes de terminar la academia», agregó. Langford dijo que López, nunca fue asignado a alguna estación de bomberos como bombero o paramédico.

 

 

CREYENTE Y COMPASIVA CON LOS NECESITADOS

Así era Tammy O’Neil

La Dra. Tamara O’Neal era una fuerte creyente y dedicaba su tiempo libre a ayudar a los que más necesitaban.

 

«Solo le agradezco a Dios por los 38 años que tuvimos con ella. Estaba pensando que tendríamos mucho más tiempo», dijo Tom O’Neal. «Esperábamos ser abuelos, mimando a los nietos. «Ella es tremendamente amada por su familia. Esto no es todo una pérdida», dijo. «Las cosas que ella hizo, vamos a aferrarnos a esas cosas».

O’Neal vivió una vida muy trabajadora: recientemente tomó la medicina como una segunda carrera; ella ayudó a los niños necesitados a obtener útiles escolares; y se dedicó a la iglesia, aceptando trabajar gran parte del fin de semana para garantizar los domingos libres, recordó su jefe el lunes por la noche.

«Simplemente la mejor persona. Realmente», dijo a los reporteros el Dr. Patrick Connor, presidente del departamento de emergencias del hospital, mientras le rendía homenaje.

La nativo de Portage, Indiana, O’Neal se había graduado del programa de medicina de emergencia de la Universidad de Illinois-Chicago en 2016, dijo.

«Simplemente una de las personas más fascinantes y trabajadoras», dijo Connor. «La medicina fue una segunda carrera para ella … Ella comenzó a practicar aquí hace dos años».

O’Neal «recaudó fondos todos los años para los niños desfavorecidos, para primero, segundo, tercer grado, para obtener todos sus útiles escolares», dijo.

Y O’Neal estaba «completamente dedicada a la iglesia» y su coro, haciendo arreglos para nunca trabajar los domingos, recordó Connor.

«Desde el año pasado, cuando comencé aquí como presidente, eso era lo único que quería:» Quiero poder ir a la iglesia los domingos «, recordó Connor. «Le dije: ‘Está bien, entonces trabajas los viernes y sábados, y nos aseguraremos de que vayas a la iglesia el domingo’.

 

OFICIAL SAMUEL JIMÉNEZ

Cayó salvando vidas

El oficial asesinado era casado y padre de 3 niños pequeños, había estado en prueba menos de 2 años.

 

El patrullero de 28 años, quien estaba casado y tenía tres hijos pequeños, había completado su período de prueba en agosto, 1½ años después de unirse al Departamento de Policía.

«Era un recluta estelar», dijo el sargento. Larry Snelling, quien está asignado a la academia de policía de Chicago y recordó a Jiménez. «Siempre estuvo en control. Se necesita un tipo especial de persona para pasar por los rigores de la capacitación sin ningún problema, ningún problema. Él fue capaz de lidiar y hacer frente al estrés.

Después de completar seis meses de entrenamiento, su primera parada fue en el distrito del ayuntamiento para aprender cómo aplicar el entrenamiento en las calles, dijo Marc Buslik, el comandante del distrito.

Después de una breve estadía en el ayuntamiento, Jiménez fue asignado al distrito de Wentworth, donde trabajaba el lunes por la tarde cuando respondió a las llamadas de disparos al Hospital Mercy y a los agentes que necesitaban asistencia.

La noticia de que un oficial tan joven, uno que acaba de comenzar, había sido asesinado golpeó una nota particularmente triste con otros oficiales.

El lunes por la noche, una bandera estadounidense colgó de los camiones de bomberos cerca de la entrada de la morgue del Condado de Cook, mientras policías y bomberos se alineaban en las calles, esperando el cuerpo de Jiménez.

Poco después de las 9:30 p.m., un oficial solitario se paró justo al lado de la bandera cuando un vehículo de la policía conducía a la vuelta de la esquina de Damen Avenue a Harrison Street, seguido de otro coche de policía marcado, luego una ambulancia y un coche blanco sin marca.

La policía y los bomberos saludaron mientras la procesión giraba hacia el sur, formando dos líneas una al lado de la otra, la policía al frente y luego los bomberos mientras caminaban detrás de la ambulancia hasta el estacionamiento de la morgue.

 

 

SE IBA A CASAR EN JUNIO

La pasión de Danya Less

De 24 años, se graduó de la Universidad de Purdue en mayo y pasó un tiempo viajando y trabajando en un hospital en Kenia.

 

Dayna Less sobresalió en su trabajo porque ayudar a otros se convirtió en su misión después de superar serios problemas de salud.

Su padre, Brian Less, emitió un comunicado diciendo que su hija de 25 años era residente de farmacia de primer año en el Mercy Hospital de Chicago. Ella dijo que sufrió un trastorno de dolor de cabeza cuando era adolescente y se sometió a una serie de cirugías exitosas. Dijo que ella comenzó un blog y ayudó a cientos de niños con trastornos similares.

Dayna Less se unió a Mercy Hospital en julio después de graduarse en mayo de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Purdue. Su padre dijo que planeaba casarse el próximo mes de junio con su novio de la escuela secundaria después de salir con ella durante casi una década.

«Fue forjada en su propia adversidad, lo que la convirtió en la persona más fuerte que jamás haya conocido», dijo su padre.

«Cuando llegó allí, los médicos en Kenia se declararon en huelga», dijo Brian Less a los reporteros el martes. “Los farmacéuticos y todos los demás que tenían una educación se hicieron cargo de los pacientes. Ella me llamó y me dijo: «A veces, no sé lo que estoy haciendo». Y le dije que hicieras lo mejor que pudieras. Y aprenderás ”.

Less y su padre eran grandes fanáticos de los Cachorros. El equipo tuiteó sus condolencias a Less y a las otras víctimas del tiroteo, el oficial de policía de Chicago Samuel Jimenez y la Dra. Tamara O’Neal. Una amiga de Less ‘respondió, diciendo: «Una de las cosas favoritas de ella y su familia juntas era celebrar su amor por los Cubbies».

El tweet incluía varias imágenes de Less y su familia en los juegos de los Cachorros, incluso una de ella como una niña.

A pesar de la angustia, Brian Less tiene esto que decir.

«Abrace a sus hijos todos los días, hable con ellos todos los días», dijo Less.

 

 

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us