ICE usa detectores de placas para arrestar

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Denuncia American Civil Liberties Union De Illinois.

Los documentos revelados este miércoles muestran que más de 9,200 empleados de ICE están utilizando datos de lectores de matrículas automáticos en los Estados Unidos.

 

POR EDUARDO ALEGRIA

 

La noticia ha causado alarma entre la comunidad inmigrante hispana porque la hace más vulnerable a las políticas anti-inmigratorias de la actual administración de Inmigración.

La ACLU de Illinois dijo que descubrió que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) está utilizando la vigilancia masiva de ubicaciones para atacar a los inmigrantes.El miércoles, reveló que los registros obtenidos por la ACLU del norte de California en una demanda de la Ley de Libertad de Información detallan el «uso generalizado de una vasta base de datos de lectores de matrículas automatizadas (ALPR) administrada por una empresa llamada Vigilant Solutions».

Más de 80 agencias locales de aplicación de la ley de más de una docena de estados, incluyendo cuatro en Illinois, han acordado compartir información de ubicación de la placa de matrícula con ICE.

En respuesta, la ACLU de Illinois está pidiendo el fin de este intercambio de información y ha enviado cartas a las agencias de cumplimiento de la ley que se identificaron como compartiendo información de ALPR con ICE: Lombard, Burr Ridge, Downers Grove y Mundelein.

“Esta información recopilada por la tecnología ALPR ayuda a ICE a identificar, localizar y deportar a los miembros de la comunidad inmigrante mientras conducen al trabajo, hacen mandados o llevan a sus hijos a la escuela. Cualquier intercambio de esta información directamente con ICE viola la privacidad y los derechos civiles de los inmigrantes y sus familias y pone a estas comunidades en grave riesgo”, dijo Karen Sheley, Directora de Prácticas de la Policía de Illinois de la ACLU. «En un momento en que las comunidades de inmigrantes están bajo múltiples ataques por parte de la Administración de Trump, la mejor manera de avanzar es que los departamentos de policía locales dejen de compartir esta información y, además, rechacen el uso de la tecnología ALPR por completo».

Muchas comunidades en todo Illinois tienen lectores de placas, dijo la ACLU, que incluye cámaras de alta velocidad montadas en autos de policía, señales de tráfico o puentes que pueden fotografiar todas las placas que pasan. Con las coordenadas de tiempo, fecha y ubicación, la ACLU dijo que la información se almacena durante años, generando una hoja de ruta literal e íntima de la privacidad de las personas.

La ACLU le está pidiendo a la policía de Illinois que limite el uso de las cámaras y la tecnología de los lectores de matrículas y que respalde los esfuerzos para aumentar la transparencia y la responsabilidad.

 

Millones en la mira

Según ACLU, los documentosrevelan que el sistema de vigilancia de vehículos recopila más de cien millones de placas de matrícula al mes de algunas de las ciudades más grandes de los EE. UU.

La organización también dijo que son más de 9,000 agentes de ICE los que tienen acceso a la base de datos, administrada por Vigilant Solutions, que alimenta unos 6 mil millones de registros de detección de vehículos en la plataforma de investigación LEARN de Thomson Reuters, a la que los departamentos de policía pueden acceder.

«El público tiene derecho a saber cuándo una agencia gubernamentalestá explotando una base de datos de vigilancia masiva que es una amenaza para la privacidad y seguridad de los conductores en todo Estados Unidos», dijo Vasudha Talla. abogado del personal de la ACLU del norte de California, en un correo electrónico a TechCrunch.

Talla, quien demandó a ICE para divulgar los documentos, dijo que el gobierno «no debería tener acceso ilimitado a la información que revela dónde vivimos, dónde trabajamos y nuestros hábitos privados». Los críticos notaron varios casos de alto perfil de uso indebido e indebido de la policía Acceso a los datos de la matrícula.

Los lectores automáticos de matrículas (ALPR) escanean y detectan las matrículas, junto con la hora, la fecha y la ubicación de miles de cámaras instaladas en todo el país para detectar criminales y fugitivos con órdenes de arresto. La ACLU anteriormente lo llamó una de las formas nuevas y emergentes de vigilancia masiva en los Estados Unidos. Compañías como Vigilant recopilan datos de cámaras ALPR en bases de datos accesibles para agencias policiales y federales, que ACLU acusó a ICE de usar para buscar y deportar a inmigrantes.

 

Más de mil en riesgo de deportación

Gracias a esta colaboración entre las empresas que recopilan esta información para las fuerzas del orden -según los documentos que recopiló ACLU-, la agencia ICE tiene una «lista caliente» de más de 1,100 matrículas de sospechosos, delincuentes u otros temas de interés, según los documentos divulgados. Las placas en la lista activa activan una alerta a ICE de que el vehículo ha sido detectado, incluso dónde y cuándo.

«Las listas calientes son solo un método por el cual los agentes de ICE pueden rastrear los controladores con este sistema», dijo Talla.

El portavoz de ICE, Matthew Bourke, dijo que la agencia no analiza la cantidad de detecciones en la “lista caliente” que llevaron a las deportaciones o retiros de los EE. UU.

El portavoz de Thomson Reuters, Jeff McCoy, declinó hacer comentarios. Vigilant Solutions no respondió a una solicitud de comentarios.

La denuncia de ACLU sostiene que este es el tercer esfuerzo de ICE para asegurar el acceso a la base de datos en los últimos cinco años, luego de que los intentos anteriores en 2014 sobre preocupaciones de privacidad y 2015 sobre negociaciones de precios fracasaran. La agencia se apresuró a asegurar el contrato antes de un aumento planificado en el costo de Thomson Reuters hacia fines de 2017.

ICE gastó $6.1 millones en su último contrato en febrero de 2018, obteniendo acceso a 80 agencias policiales que cubren casi dos tercios de la población de los Estados Unidos. Para disipar los temores de un posible uso indebido, se requirió que la agencia aprobara una evaluación de impacto de la privacidad revisada que explicara cómo ICE puede y no puede usar los datos de la placa de la licencia. En un correo electrónico publicado a un reportero de NPR, ICE dijo que los agentes «solo pueden acceder a los datos» cargados por los departamentos de policía si eligen compartirlos a través del sistema.

Pero la ACLU encontró correos electrónicos de agentes de ICE que se contactan directamente con los oficiales locales de la ley para solicitar los datos de búsqueda de matrículas, eludiendo la base de datos.

Durante un esfuerzo de un año de duración, un agente de ICE, cuyo nombre fue redactado por el gobierno, envió varias solicitudes a un detective de la policía de La Habra por correo electrónico solicitando los datos de la placa.

La Habra es uno de los 169 departamentos de policía en California, y es uno de docenas de departamentos que se sabe que usan ALPR. Sin embargo, los documentos muestran que el departamento de policía de la ciudad no se encuentra en la lista de Vigilant de socios policiales que suministran datos de matrículas a ICE.

Otros departamentos de policía fueron nombrados como socios que alimentan activamente datos a la base de datos accesible de ICE, como Upland, Merced y Union City, tres ciudades en California, que en 2018 aprobaron leyes estatales que ofrecen refugio a los inmigrantes que podrían estar en el país Ilegalmente o de otra manera sujeto a deportación por ICE. Las leyes prohíben que la policía en el estado comparta los datos de la placa de matrícula con las agencias federales, dijo Talla.

Los documentos también revelaron cómo ICE inicialmente consideró tratar de mantener la base de datos en secreto, argumentando que la divulgación de la capacidad «disminuiría casi de inmediato su efectividad como una herramienta de aplicación de la ley».

 

 

JEFE DE POLICÍA DE MUNDELEIN:

“Nosotros no colaboramos con ICE”

Eric Gunther negó al noticiero Univisión Chicago que sus agentes estén colaborando con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

 

El jefe policial sostuvo que carece de sustento la acusación de que la policía de ese suburbio proporciona los datos personales de las placas de autos que obtienen con dispositivos de alta tecnología a ICE. En entrevista con el noticiero Univisión Chicago, Eric Gunther, el jefe de policía de Mundelein, dijo que lo que ellos tratan, por el contrario, es estrechar la relación que tienen con la comunidad.

El reportero Mariano Gelis le hizo la pregunta directa al jefe policial: ¿Colabora la policía de Mundelein con ICE?, a lo que respondió: “Mundelein no comparte abiertamente ningún tipo de información con nadie fuera de nuestra agencia. Toda la información de nuestros residentes queda guardada en nuestros archivos”, aseguró Eric Gunther.

“Nosotros no firmamos ningún acuerdo con la empresa que provee esta tecnología para que sea compartida con ICE, tampoco le dimos permiso para que lo hagan”, puntualizó el jefe policial a Univisión Chicago, al tiempo que precisó que sólo comparten la información cuando una agencia del gobierno les haga un pedido específico por un caso concreto.

Sin embargo, la denuncia de la UCLA dice claramente que los policías de suburbios de Chicago como Mundelein, Downers Grove, Lombart y Park Ridge, están ayudando a identificar y detener a indocumentados.

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us