Otro duro golpe a la iglesia católica

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Denuncian a casi 400 curas de Illinois de abusos sexuales.

«Los datos revelan la horrorosa escala de los sacerdotes que asaltan sexualmente a menores hasta el día de hoy», dice el informe, denominado The Anderson Report.

 

POR EDUARDO ALEGRIA

 

El informe de 182 páginas publicado el miércoles parece un álbum de memorias de una congregación religiosa. Pero en vez de aparecer junto a su foto una biografía en la que se destacan los logros de cada uno de los que aparecen en ese libro, aparece una horrenda lista de cargos de pedofilia y otros abusos sexuales que cada uno de ellos cometió en su vida eclesiástica.

Es la recopilación de información sobre cerca de 400 miembros del clero católico y personal de la iglesia en Illinois que han sido acusados ​​públicamente de conducta sexual inapropiada en las seis diócesis del estado, incluidas docenas en Chicago.

Jeff Anderson &Associates, un bufete de abogados con sede en Minnesota, publicó el informe que incluía nombres, información de antecedentes, historias de trabajo y fotografías de 395 sacerdotes y laicos acusados ​​en todo el estado.

Aunque un seminarista, un maestro y varios diáconos estaban en la lista, la gran mayoría eran sacerdotes.El bufete de abogados dijo que, según su conteo, cientos de personas de Illinois fueron víctimas de abuso sexual infantil a manos de personas vinculadas a la iglesia.

 

Horrible, horrible

El informe fue presentado en una conferencia de prensa los abogados dijeron sin tapujos que su trabajo tiene el propósito de descubrir lo que han encontrado los abogados que han representado a las víctimas de abuso sexual por parte de los clérigos: «identidades e información encubierta por los obispos».

Mark Pearlman, es el abogado que encabezó la conferencia de prensa y aseguró que es la primera vez que se compila una lista tan completa con 185 páginas de antecedentes e historias de trabajo de los acusados.

La información fue extraída de los datos preliminares obtenidos en una investigación realizada el año pasado por la entonces fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, donde se analizaron 690 denuncias «creíbles» en la arquidiócesis de Chicago y las diócesis de Belleville, Joliet, Peoria, Rockfort y Springfield, todas ellas en Illinois.

La investigación comprobó que el problema de abuso sexual a menores cometidos por sacerdotes era «mucho más extenso» que lo reportado por las diócesis de Illinois, que «desestimaron y no investigaron denuncias de sobrevivientes», señaló Pearlman.

«Los datos revelan la horrorosa escala de los sacerdotes que asaltan sexualmente a menores hasta el día de hoy», dice el informe, denominado The Anderson Report.

«Tal vez lo más impactante de los descubrimientos es que algunos perpetradores fueron transferidos intencionadamente y retenidos en puestos de confianza con acceso directo a niños, incluso después de que se sabía que abusaban sexualmente de niños», agrega.

 

Encubrimiento y complicidad

El informe estima que podría haber cientos más de supuestos depredadores sexuales dentro de las diócesis y órdenes religiosas de Illinois, cuyas identidades nunca fueron reveladas públicamente, por lo que «continúa la lucha por información y nombres» de esas personas.

“Los que están en la cima han optado por no creer a tantos sobrevivientes durante tantos años que han presentado informes y han elegido, entonces, mantener en secreto no solo las identidades de los delincuentes, sino también de los que han sido cómplices en esa ocultación en la parte superior «, dijo Jeff Anderson, el abogado litigante que encabeza la firma que publicó el informe.

 

La iglesia se defiende

Mary Jane Doerr, directora de la Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes de la Arquidiócesis de Chicago, dijo en una conferencia de prensa el miércoles que los esfuerzos de su oficina para proteger a los niños del abuso en la iglesia van «más allá de una lista de nombres».

«Lo que me frustra es que las listas representan el pasado», dijo Doerr. «Y no fue un buen pasado, pero ya no lo hacemos. Eso no es lo que está pasando hoy. Hoy, todas las denuncias son tomadas en serio «.

John O’Malley, asesor especial de la Arquidiócesis de Chicago sobre problemas de conducta indebida, dijo este miércoles a medios locales que la iglesia ha informado de todas las denuncias a la policía desde 1992, cuando el entonces cardenal Joseph Bernardin dirigió una comisión sobre el escándalo de abusos.

«Si las autoridades públicas deciden no procesar, o no pueden procesar, entonces tenemos nuestro propio proceso de investigación», dijo O’Malley. Según el asesor, la arquidiócesis ha publicado las denuncias registradas y la descripción de los casos desde el 2006 en su sitio en internet.

El informe de Anderson nombró a unos 115 miembros del clero de la Arquidiócesis de Chicago, de los cuales 77 eran sacerdotes que han sido oficialmente reconocidos por la iglesia por haber justificado las denuncias de abusos en su contra.

En total, Anderson dijo que de las 395 personas enumeradas en todo el estado, solo 192 han sido identificadas por la iglesia como abusadores justificados.

En la lista divulgada el miércoles, se identificaron a 22 sacerdotes que figuraban en la página web de la arquidiócesis, de los cuales 20 fueron denunciados en su momento a las autoridades civiles, el nombre de otro fue conocido recientemente y el otro caso corresponde a una supuesta transgresión cometida con un mayor, y no un menor.

 

Víctimas y victimarios

En la conferencia de prensa del miércoles, se presentó el desgarrador testimonio de JoeIocono, cuyas acusaciones de abuso sexual a manos de un sacerdote hace décadas en la Arquidiócesis de Chicago fueron confirmadas.

«Era un amigo de la familia, alguien a quien admiraba», dijo sobre el Reverendo Thomas Kelly, quien ya falleció. «No sabía qué hacer. Tenía 11 años», dijo entre lágrimas en la conferencia de prensa.

Ante estas acusaciones, la diócesis de Springfield emitió una declaración que ofrecía «pena por los males vergonzosos y los males perpetrados durante un capítulo oscuro» en la historia de la iglesia, pero luego llamó al informe de Anderson y a la conferencia de prensa como «un impresionante folleto de marketing profesional».

«No representa, como sugiere el Sr. Anderson, una revisión exhaustiva y diligente de los hechos disponibles públicamente, y es altamente engañoso e irresponsable», se lee en el comunicado. También notó que algunos sacerdotes que ya habían sido identificados por la iglesia como abusadores fueron catalogados como fallecidos en el sitio web de la iglesia, pero como «estado desconocido» en el informe de Anderson.

Anderson dijo que planea continuar buscando más sacerdotes que hayan sido acusados de abuso sexual en Illinois y actualizará la lista, que se publicará en el sitio web de su firma de abogados, en el futuro.

 

 

DE LA ARQUIDIÓCESIS DE CHICAGO

Respuesta con descargos

 

“La Arquidiócesis de Chicago reporta todas las denuncias que recibimos a las autoridades civiles. Además de los sacerdotes que figuran en el sitio web de la Arquidiócesis, hemos identificado a 22 sacerdotes de la Arquidiócesis de Chicago en la lista de Anderson y Asociados.

La Arquidiócesis ha reportado 20 de estos clérigos a las autoridades civiles; en uno de los dos casos restantes, la Arquidiócesis recibió una notificación por primera vez cuando el clérigo fue arrestado, y en el otro fue una denuncia de mala conducta con un adulto, no un menor.

Los sacerdotes con alegatos fundamentados se enumeran en el sitio web de la Arquidiócesis «.

 

DE LA DIÓCESIS DE JOLIET

Respuesta aclaratoria

 

“Además de los sacerdotes que ya figuran en nuestro sitio web, la lista publicada por el abogado Anderson incluye los nombres de algunos sacerdotes diocesanos, vivos y fallecidos, que han sido acusados ​​de abuso, pero la reclamación no fue demostrada o no fue creíble por la Diócesis de Joliet Review Board, o el reclamo no involucró abuso infantil. Además de la investigación y conclusión por parte de la Junta de Revisión de la Diócesis de Joliet, cada uno de estos reclamos fue enviado a las autoridades civiles para su investigación y posible enjuiciamiento”.

 

editor

Acerca de Nosotros

La Nueva Semana es un semanario que nace para brindar información relevante para los inmigrantes en Estados Unidos.

Recent Posts

Follow Us